6/12/04

La policía descarta la cooperación entre etarras e islamistas tras analizar sus relaciones en prisión

06-12-04 - Jorge A. Rodríguez (EL PAÍS)

El Cuerpo Nacional de Policía encontró en las celdas de cuatro presos islamistas algunos indicios que podrían vincular a éstos con reclusos de ETA. De su análisis no se concluye la existencia de contactos entre los dos grupos terroristas, según aclara un informe remitido por la Unidad Central de Inteligencia de la Policía al juez Baltasar Garzón.

Este había pedido información sobre "las relaciones entre presos por delitos de terrorismo y radicales islamistas, así como de posibles vínculos entre ETA o algunos de sus miembros con organizaciones terroristas islamistas o algunos de sus miembros".

La Operación Nova, que desencadenó la detención de supuestos terroristas de origen islamista que planificaban un atentado con una furgoneta bomba frente a las puertas de la Audiencia Nacional, permitió el registro de: las celdas ocupadas por fundamentalistas. De esos registros carcelarios surgieron las siguientes pruebas:


Abdelkrim Bensmail. Anotaciones de direcciones de cuatro presos etarras.

Interno en Villabona (Asturias), acusado de pertenecer ala célula terrorista del grupo Mártires para Marruecos: En su poder se encontraron anotaciones manuscritas, de las que actualmente sólo quedan fotocopias. Al negarse el preso a entregar los originales, los funcionarios penitenciarios decidieron fotocopiarlos, según fuentes policiales y judiciales. En esos documentos aparecían las direcciones de los presos etarras Jorge García Sertucha, Fernando Irakula Albizu, Henry Parot y Harriet Iragi. La policía aclara que ha comprobado que Bensmail no se carteó nunca con ninguno de los cuatro etarras citados. Las mismas fuentes precisan que los originales de esos documentos nunca han aparecido, por lo que sólo están a disposición judicial las fotocopias.


Mohamed Akli Amine. Nombre y dirección de un etarra.

Preso en el centro penitenciario del Puerto de Santa María (Cádiz). Se le intervino una nota con el nombre y dirección de lñaki Recarte Ibarra, preso de la organización terrorista ETA que cumple condena en la misma prisión.


Ejemplares de Gara en poder de presos islamistas de las cárceles de Zaragoza y Córdoba.

En los registros de celdas de presos islamistas internos en las cárceles de Zaragoza y Córdoba se encuentran ejemplares atrasados de los diarios Gara y Berriak.

A Eddebdoubi Taouik se le intervienen dos ejemplares de Gara del lunes 9 de agosto de 2004 dirigidos al preso de ETA Kepa Pikabea Ugalde y otro ejemplar del 24 de septiembre de 2004, así como tres ejemplares del diario Berriak del 28 de julio, 29 de julio y 1 de agosto cuyo destinatario es el preso Zigor Iturrieta Ruiz. Taouik asegura que utilizaban estos periódicos “como manteles”.

A Bachir Belkacem se le intervienen varios ejemplares del diario Gara: uno del domingo 3 de octubre de 2004 a nombre del histórico etarra José Luis Urrusolo Sistiaga, otros del 12 de julio, del 14 de julio y del 22 de septiembre de 2004 a nombre de Fernando García Jodra, otro ejemplar a nombre de Angel Figueroa Fernández, así como un ejemplar de la revista Zazpi 7 KKA. Todos los destinatarios de los periódicos son presos de ETA internos en la cárcel de Córdoba desde finales de 2001.

La policía recuerda en su informe remitido al juez Garzón que los presos suelen dejar abandonados en el comedor o en los patios los periódicos que reciben del exterior.


Anotación manuscrita de Bensmail de un miembro de los GRAPO.

Entre los escritos hallados en poder de Bensmail también figuraba la anotación manuscrita de Javier Calcerrada Fumieles, miembro de los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO). Bensmail escribió su dirección y el centro penitenciario en el que cumple condena. Los investigadores no han obtenido ningún dato "que corrobore o verifique la relación entre ambos, descartando la relación de correspondencia".

La Unidad Central de Inteligencia de la Comisaria General de Información le explica al juez Baltasar Garzón que ignoran la dimensión de las relaciones entre presos islamistas y etarras. De paso, los expertos policiales señalan que de la multitud de registros hechos a personas sospechosas de pertenecer a ETA o a movimientos radicales islamistas "no se ha encontrado ningún dato que permita deducir relaciones entre organizaciones terroristas".
'Unicamente", añaden, "relaciones interpersonales que, en sí mismas, no implica que dichas relaciones existan más allá de las anotaciones tomadas, puesto que no se ha detectado correspondencia entre unos y otros".

La Unidad Central de Inteligencia de la Comisaria General de Información afirma en las conclusiones del informe que "no hay ningún dato que avale la hipótesis de contactos entre organizaciones terroristas islámicas". Y aclara: "Las únicas relaciones observadas, en base a los datos objetivos conocidos por esta Comisaría General de Información, entre militantes de ETA y presos de tendencia radical islamista, consisten en la anotación de direcciones entre individuos que han coincidido en el mismo módulo o centro penitenciario, pero, existiendo control de correspondencia, no se tiene conocimiento de ningún caso en el que se hayan carteado o comunicado entre ellos tras1a separación en distintos centros".