1/3/07

El resto de implicados en la ‘trama asturiana’ aseguran que Trashorras les encargó llevar mochilas con explosivos a Madrid a manos de 'El Chino'

Iván Granados reconoce que que Trashorras le pidió transportar explosivos



01-03-07 - Reuters

El juicio por los atentados del 11 de marzo de 2004 se reanudó el jueves con el testimonio de varios de los integrantes de la denominada 'trama asturiana', entre ellos Iván Granados Peña, quien declaró que el ex minero José Emilio Suárez Trashorras le pidió viajar a Madrid con explosivos, algo que se negó a hacer.

"Le dije que no tenía por qué hacer ningún viaje y me dijo que se lo iba a proponer a Gabi (Gabriel Montoya, alias "El Gitanillo", el menor ya condenado por los atentados)", dijo Granados.

Contradiciendo a Trashorras, dijo que el menor le contó posteriormente que entregó la bolsa con los explosivos "a unos moros" y que éstos también viajaron a Asturias, donde les acompañó a una mina.

"No me lo creí mucho porque era un 'guaje' y tenía muchas fantasías en la cabeza", agregó.

Según el sumario, Trashorras, que trabajó hasta 2001 en mina Conchita, en Asturias, vendió explosivos a los supuestos autores de los peores atentados de la
historia de España, que dejaron 191 muertos, a cambio de drogas, y en concreto mantuvo contacto con Jamal Ahmidan "El Chino", que se inmoló en Leganés en abril de 2004 junto a otros seis islamistas.

Los explosivos, detonadores y cartuchos de Goma 2 Eco fueron robados de la mina de forma periódica, almacenados en zonas protegidas y finalmente recogidos. Después, fueron trasladados a Madrid en transporte público por los colaboradores de Trashorras y por los islamistas, que viajaron también a Asturias, según el sumario del juicio.

Otro de los que supuestamente transportó explosivos a Madrid, Sergio Álvarez, dijo que Trashorras le propuso viajar a Madrid para llevar CDs piratas y que la bolsa, cerrada con un candado, pesaba "unos 30 kilos" y que se lo entregó a "El Chino", pero no sospechó de que su contenido podía ser otro hasta la detención del ex minero tras los atentados.

Respecto a las condiciones de la mina, Raúl González Peláez, "El Rulo", quien según la fiscalía proporcionó a Trashorras los explosivos, puso de relieve las pocas medidas de seguridad existentes.

González explicó cómo se utilizaban los explosivos y los detonadores en su jornada laboral, indicando que en muchas ocasiones les sobraba material, que se quedaba sin guardar tras tableros o piedras. Muchas veces las llaves de los minipolvorines las dejaban mientras trabajaban "colgadas en un árbol o encima de una piedra".

El minero indicó que cada pareja de trabajadores cogía unas dos o tres bolsas de dinamita Goma 2 Eco, que pesaban cinco kilos cada una, de cajas que dejaban abiertas. A final de mes, la dinamita que gastaban se la descontaban de la nómina en función de los metros que hubieran utilizado en la mina.

Además, una barrera era la única medida que impedía la entrada a la mina, aunque muchas veces se quedaba abierta, y el recinto no tenía vigilancia desde las tres de la tarde, hora a la que finalizaba el trabajo, hasta las siete de la mañana del día siguiente.

El procesado declaró que después del 11-M, cambiaron las medidas de seguridad: comenzaron a quemar los explosivos sobrantes y a guardar los detonadores no utilizados.

Emilio Llano Álvarez, quien desde hace más de 20 años era el responsable de la recepción, almacenamiento y distribución de los explosivos y que supuestamente alteró los libros de registro de la dinamita, declaró posteriormente que no observó ningún desfase en los polvorines respecto a su contabilidad.

Se prevé que hoy terminen de comparecer los 29 procesados en conexión con los atentados, poniendo fin a la primera fase del juicio. La próxima semana, comenzarán a testificar más de 600 testigos antes de pasar a los 110 peritos citados.


Sergio Álvarez y Reis Palicio reconocen que llevaron bolsas que entregaron a 'El Chino' pero desconocían que eran explosivos

01-03-07 - Europa Press

Antonio Iván Reis Palicio, acusado de formar parte de la trama asturiana que presuntamente facilitó los explosivos empleados en el 11-M, admitió hoy ante el tribunal que juzga los atentados que el 9 de enero de 2004 viajó a Madrid por encargo del ex minero José Emilio Suárez Trashorras para entregar a "un moro", que más tarde identificó como Jamal Ahmidan, "El Chino" -uno de los siete terroristas que se suicidaron en Leganés (Madrid)-, una bolsa que él creía que contenía polen de hachís en mal estado. Lo hizo en pago de una deuda por droga que mantenía con el ex cuñado del minero, el también acusado Antonio Toro.

Reis Palicio, alias 'Jimmy', está acusado de los delitos de asociación ilícita y suministro de sustancias explosivas por los que la Fiscalía solicita en su caso un total de 8 años de prisión. Actualmente se encuentra en libertad provisional.

Al inicio de su declaración, con la que se inició la sesión de tarde en el pabellón de la Audiencia Nacional en la Casa de Campo, en Madrid, Reis se declaró inocente ante la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional. Relató que trabajaba con Antonio Toro, ex cuñado de Suárez Trashorras, y que sabiendo que traficaba con droga, le pidió hachís para venderlo y pagar el alquiler, y evitar así que le echaran del edificio.

Admitió también que, tras la Nochevieja de 2003, que fue cuando le pidió la droga a Toro, le quedó pendiente una deuda con éste por valor de 8.000 euros, de los que sólo había logrado devolverle unos mil. El 4 de enero de 2004 Suárez Trashorras -para quien se solicitan 38.670 años de cárcel como cooperador necesario en la masacre-, le propuso realizar un viaje a Madrid para llevar "polen" (hachís) en mal estado que tenía que devolver. En otro momento de su declaración, reconoció que sabía que el ex minero traficaba también con drogas "y un poco con explosivos".

A preguntas de la fiscal Olga Sánchez, Ivan Reis reconoció que aceptó la propuesta de Trashorras porque, a causa de la deuda que mantenía con Toro y uno de sus socios, llamado Richard, este último llegó a ponerle una pistola en la cabeza. "Y sentí la pistola aquí, en la cabeza, fría, y estaba 'superacojonao'", dijo. Según la propuesta que le hizo Suárez Trashorras si realizaba el viaje a Madrid él quedaba libre de la deuda con Toro y ganaba además de 300 euros.

En todo caso, Reis siempre pensó que transportaba 10 kilos hachís, aunque nunca llegó a ver el interior de la bolsa, porque fue Trashorras quien la metió en el maletero del autobús con dirección a Madrid, que partió desde Oviedo. El ex minero le comentó que la persona a la que tenía que entregar la mercancía le pediría un sobre con dinero, y que él tenía que decir que aquello era imposible porque se lo habían robado.

Una vez en Madrid, entregó la bolsa a "un moro que llegó en un Opel Kadet" y que se identificó como amigo de Emilio. Más tarde, al ver su foto en televisión, identificó a esta persona como Jamal Ahmidan, "El Chino".

"Como no tenía el dinero el moro me pegó, se rió de mí, me quitó el dinero y el móvil y encima me dio un euro y dijo 'pa que compres gominolas", relató Reis ante el tribunal. Con ese euro, llamó a Trashorras desde una cabina y le contó lo ocurrido. Una vez en Asturias, aseguró que la entonces mujer de Suárez Trashorras , Carmen Toro le dijo: "No te preocupes, ese dinero se te devolverá". Más tarde apuntó que Carmen le pudo decir esto porque él le dio pena. "Pero no la metáis en esto", agregó.

A pesar de haber realizado el viaje Toro siguió reclamándole la deuda a Reis. Le dijo que él no tenía nada que ver con los negocios de su cuñado Suárez Trashorras. Por este motivo, Reis aseguró hoy que se escondió unos días en Gijón y luego viajó a Asturias, donde reside su familia.

Cuando le contó a su amigo, el también acusado Sergio Alvarez lo ocurrido, a éste le entró miedo porque él creía que había bajado 'CD's piratas' en otro viaje a Madrid, y ahora caía en la cuenta de que pudo haber trasladado hachís en vez de los discos.

Reis negó haber sabido jamás que trasladó explosivos y expuso al tribunal que actualmente está casado, tiene una hija y va a tener un hijo el próximo mes de marzo. "Yo ya estoy fuera de todo esto y ni fumo, presuntamente. Pero si tengo que pagar por esto, pues se pagará", dijo Reis.

Por su parte, Sergio Álvarez, acusado de trasladar hasta Madrid parte de los explosivos utilizados en el 11-M, ha asegurado que Trashorras le dijo "en todo momento" que la bolsa contenía cd's pirata y ha señalado que aceptó realizar el viaje porque "estaba sin trabajo y necesitaba dinero". El ex minero le ofreció 600 euros, aunque reconoció también que a la vuelta de Madrid le dio "dos cachos de porros". Según Álvarez, al poco tiempo de llegar a la estación de autobuses de Madrid llegó 'El Chino' y, tras preguntarle si era el amigo de Trashorras, le entregó la bolsa y regresó a coger el autobús de vuelta.


Javier González Díaz niega que vigilara en Mina Conchita mientras Trashorras robaba y Emilio Llano asegura que nunca notó la desaparición

Europa Press

Javier González Díaz, alias "El Dinamita", negó hoy que acompañara al ex minero José Emilio Suárez Trashorras a Mina Conchita y que permaneciera vigilando mientras éste accedía a las instalaciones de la explotación con objeto de robar dinamita. Indicó, además, que no sabía que se dedicaba al tráfico de explosivos y dijo que nunca ha trabajado en la mina.

Por su parte, el vigilante de Mina Conchita, Emilio Llano, declaró hoy a preguntas de su abogada que 'nunca' notó que desaparecieran explosivos ni detonadores de la explotación minera y concretó que si hubieran robado 150 kilos de dinamita hubiera sido imposible continuar el trabajo.


2 comentarios:

Dav dijo...

Gràcies per tota la informació

Miguel dijo...

cuanto te pagan por defender la increible "version oficial"?

No te creeras lo escribes no?

Si no hubiese 200 muertos y 1700 heridos me partiria con tu blog.

En fin sabes que algun dia el 11 se resolvera. Me refiero a la verdad no la farsa que ha montado la policia corrupta con el visto bueno de la fiscalia y Del Olmo.

Y ese dia los muertos descansaran finalmente en paz. M epregunto que pasara con los que estais manteniendo esta farsa? Tendreis que buscar otro empleo? Otro pais donde vivir? O preparareis el proximo 11M?