15/3/07

Operación Sello I y II, Operación Tigris y Operación Nova I y II

Sentencia de la 'Operación Nova' 6/2008 (Sumario 26/2004): [DOC]

Datadiar.tv

Operación Sello I y II

Contra la trama de huida de los terroristas

La “Operación Sello” se realiza bajo la dirección del Juzgado Central de Instrucción Seis, de la Audiencia Nacional, policías adscritos a la Comisaría General de Información, han procedido a la detención de cinco personas por su vinculación con los atentados terroristas del pasado 11 de marzo de 2004 en Madrid y tiene una segunda parte en enero de 2007, en la que se detiene otras seis personas.

Los detenidos, tres en Barcelona y dos en Madrid, son los siguientes:

Mohamed LARBI BEN SELLAM, alias “Abou Zubair”, nacido en Tánger, Marruecos, el 10-06-77, con domicilio en Santa Coloma de Gramanet, Barcelona. Está acusado de integración en organización terrorista islamista, estragos terroristas, 192 asesinatos terroristas en grado de consumación, más de 1.000 asesinatos terroristas en grado de tentativa y delitos conexos.

Mohamed EL IDRISSI, nacido el 01-09-76 en Beni Amarte, Marruecos, con domicilio en Villaverde, Madrid. Acusado de integración en organización terrorista islamista o colaboración con organización terrorista islamista o alguno de sus miembros, y delitos conexos a ella vinculados.

Asan AMRANI BOUKHOBZA, nacido el 10-10-71 en Tánger, Marruecos, con domicilio en Sabadell, Barcelona. Acusado de integración en organización terrorista islamista o colaboración con organización terrorista islamista o alguno de sus miembros, y delitos conexos a ella vinculados.

Abdenneri ESSABAR, nacido el 31-03-65 en Fes, Marruecos, con domicilio en Madrid. Acusado de integración en organización terrorista islamista o colaboración con organización terrorista islamista o alguno de sus miembros, y delitos conexos a ella vinculados.

Individuo sin identidad constatada y conocido como Driss EL GORDO, con domicilio en Santa Coloma de Gramanet, Barcelona. Acusado de integración en organización terrorista islamista o colaboración con organización terrorista islamista o alguno de sus miembros, y delitos conexos a ella vinculados.

Desarrollo de las investigaciones

En el marco de las investigaciones del atentado perpetrado el 11 de marzo de 2004 en Madrid y, concretamente, en la búsqueda de personas sobre las cuales el JCI Seis de la Audiencia Nacional tiene dictada Orden Internacional de Detención, se tuvo conocimiento de la adquisición, el día 14 de marzo de 2005, de un “teléfono de seguridad”, en un centro comercial de Madrid, que fue entregado, posteriormente, a Ahmed Afalah, padre de Mohamed Afalah miembro de la célula terrorista autora de los atentados y uno de los individuos actualmente huidos.

En las labores de adquisición y entrega a su destinatario de dicho teléfono, habría participado el marroquí Mohamed El Idrissi, siendo dirigido por un individuo que, posteriormente, fue identificado como Mohamed Larbi Ben Sellam, alias “Abou Zubair”, sobre quien existía ya una orden internacional de detención, interesada en el marco de la denominada “Operación Nova 2”, por el Juzgado Central de Instrucción número Cinco, por su pertenencia a la célula liderada por Mustapha Maymouni, Driss Chebli y Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet, alias “Sarhane El Tunecino” en el barrio de Villaverde de Madrid, y a la que también pertenecían, entre otros individuos más, Mohamed Afalah y Allekema Lamari.

Este grupo está considerado como uno de los focos radicales que convergieron en la comisión de los atentados del 11-M, estando la mayoría de sus miembros, bien en prisión, bien muertos como parte de la célula que se suicidó en Leganés el pasado 4 de abril de 2004.

Larbi Ben Sellam, junto a Sarhane “El Tunecino”, serían los enlaces entre ese grupo y el liderado, por esas mismas fechas, por Rabei Osman Al Sayed Ahmed, alias “Mohamed El Egipcio” y que fue adoctrinado por los hermanos Mutaz y Muhannad Almallah Dabas.

Este último grupo se reunía en diferentes domicilios de Madrid, destacando las reuniones en el local sito en la calle Virgen del Coro de Madrid, y que estaba formado por otros implicados en los atentados del 11-M, tales como Basel Ghalyoun y Fouad Al Morabit Amghar.

El objetivo de la entrega del teléfono de seguridad, adquirido por Idrissi, al padre de Mohamed Afalah, sería facilitar la comunicación, por parte del propio Mohamed Afalah, a éste de su decisión de morir como “mártir” en una acción terrorista suicida en Irak. Acción que presuntamente ya se habría ejecutado, entre el pasado 12 y 19 de mayo pasado, no pudiendo por el momento precisar el objetivo concreto.

La coordinación desarrollada por Mohamed Larbi se habría realizado con labores de apoyo de Hassan El Amrani y Driss El Gordo desde Barcelona, y de Abdenneri Essebar desde Madrid, tanto en colaboración en la huida de los buscados como en la actividad de reclutamiento de mujahidines para Irak.
La trama Belga

En un principio, Mohamed Afalah habría llegado hasta la Plaza Duchese Du Brabant, en Maaseik (Bélgica), el 5 de abril del año pasado, probablemente en busca de Mimoun y de Youssef Belhadj. Ante la ausencia de estos, Mohamed Afalah llamó a su hermano Ibrahim para que, a través de la familia Moussaten, se le facilitara el teléfono belga de Youssef Belhadj. Mohamed Afalah desconocía que Mimoun Belhadj había viajado ya a Siria, con intención de entrar en Irak bajo la red de Mohsen Kahybar.

Se sabe también que Mohaed Afalah estuvo en el domicilio en Bélgica (Van Schoor, 45 de Schaerbeek) de Mourad Chabarou, alias “Mohamed Ray”, detenido el 19-06-04 por su doble vinculación, su relación con la célula belga del “GICM” y su relación con “Mohamed El Egipcio”, que acababa de ser detenido en Italia por su conexión con el 11-M.

Mohamed Larbi Ben Sellam estaba muy relacionado con “Mohamed El Egipcio”, sirviendo de puente entre el grupo de éste y el creado en Madrid por Mustapha Maymouni. Tras la detención de Maymouni en Marruecos, por Casablanca, Mohamed Larbi desapareció para volver posteriormente a ser localizado en Madrid. En febrero de 2004 volvió a desaparecer, desconociéndose desde entonces su paradero.

Una vez entregado el teléfono de seguridad al padre de Mohamed Afalah, éste intentó contactar con él en varias ocasiones, al parecer desde Siria y posteriormente desde Irak. El motivo no seria otro que pedir perdón a su padre y comunicarle su predisposición al martirio, mediante algún tipo de acción suicida en Irak, tal y como ya se ha dicho.
“Operación Sello II”

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía detiene el día 3 de enero a cinco personas en la denominada “operación Sello II”, por su presunta relación con el terrorismo internacional. Los arrestos se produjeron en Barcelona, Tarragona, Girona, Cádiz y La Coruña. La operación fue ordenada por el juez Ismael Moreno, que sustituía al titular del Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional , Juan del Olmo, que se encontraba de vacaciones.

Al día siguiente, el 4 de enero, la Policía detuvo a otra persona más en Lleida en el marco de esta misma operación.

Los detenidos están acusados de prestar colaboración a tres de los implicados en los atentados perpetrados el 11 de marzo de 2004 en Madrid: Mohamed Afalah, al que la Policía da por muerto en un atentado suicida en Irak en mayo de 2005; Mohamed Belhadj -que alquiló el piso de Leganés en el que se suicidaron siete de los terroristas que perpetraron el 11-M-; y Daoud Ouhnane, cuyas huellas aparecieron en la furgoneta Renault Kangoo en la que los terroristas trasladaron los explosivos antes de colocarlos dentro de los trenes.
Detenidos:

Zohaib Khadiri, arrestado en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona).

Djilali Boussiri, imán, detenido hacía las tres de la mañana en su piso tituado en la calle Balmes de Reus (Tarragona).

Nasreddine Ben Laid Amri, tunecino de 30 años y técnico en telefonía, fue captuarado de madrugada en su domicilio de la calle Quirze Jordá de Vidreres (Girona).

Samir Tahtah, que se encontraba ingresado en régimen de aislamiento en la prisión del Puerto de Santa María (Cádiz), tras haber sido detenido en su domicilio de Santa Coloma de Gramanet en junio de 2005 en el marco de la “operación Tigris” desarrollada contra células islamistas dedicadas al reclutamiento de muyahidines para enviarlos a Irak.

Kamal Ahbar, que estaba preso en régimen de aislamiento en el centro penitenciario de Teixeiro (La Coruña). Al igual que el anterior había sido detenido en 2005 en el marco de la “operación Tigris” desarrollada contra células islamistas dedicadas al reclutamiento de muyahidines para enviarlos a Irak.

Taha Seghrouchni, arrestado en Lleida en 4 de enero. Estaba en paradero desconocido tras haber abandonado su anterior domicilio.

La primera fase de la “operación Sello” tuvo lugar el 15 de junio de 2005 y estuvo también dirigida a desmantelar las estructuras de apoyo a los terroristas huidos del 11-M.

La “operación Sellos II” arranca tras el descubrimiento, a raíz del 11-M, de una infraestructura islamista en España encargada de enviar muyahidines a Irak. La investigación se dirigió hacia unas células ubicadas en Santa Coloma de Gramanet y Barcelona, donde se produjeron algunas detenciones en los dos últimos años dentro de las operaciones “Sello”, “Tigris” y “Camaleón”.

La Policía descubrió que dos personas, Zohaib Khadiri, residente en Santa Coloma de Gramanet, y Samir Tahtah, preso en la cárcel del Puerto de Santa María, habían financiado la huida de Mohamed Belhadj, que facilitó a los terroristas del 11-M el piso de Leganés donde vivieron antes de suicidarse.

Khadiri, Kamal Ahbar y Nasreddine Ben Laid Amri realizaron sendos envíos de 400 euros cada uno a Mohamed Afalah desde un locutorio de Santa Coloma.

Djilali Boussiri, por su parte, servía de enlace con el argelino Daoud Ouhnane.

Taha Seghrouchni, presuntamente implicado en la financiación del 11-M, mediante el ingreso de importantes cantidades de dinero en la cuenta de Daoud Ouhnane, así como por haber mantenido contactos telefónicos fluidos con el mismo, en fechas anteriores a los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid.

En los registros en los domicilios de los tres detenidos en Barcelona, Tarragona y Gerona la Policía se incautó de documentación y pequeñas cantidades de dinero, así como de resguardos de envíos de dinero a Irak o resguardos de llamadas telefónicas a Afganistán, fotocopias de pasaportes y certificados falsos de trabajo, tres ordenadores, una PDA y sellos de los ayuntamientos de Zaragoza y Barcelona.


Operación 'Tigris'

En la Operación 'Tigris', también desarrollada el 15 de junio de 2005 se desarticula una célula dedicada al reclutamiento y envío de muyahidines a Irak, dentro de la red terrorista de Abu Musab al Zarqawi. Dirige la operación la Comisaría General de Información de la Dirección General de la Policía, en colaboración con las Brigadas Provinciales de Barcelona, Valencia y Cádiz y bajo la dirección del Juzgado Central de Instrucción Número Cinco de la Audiencia Nacional. En ella, se detiene a 11 individuos integrantes de la red.

El núcleo central de la organización se encontraba en Siria desde donde operaban los dos principales reclutadores y financiadores de las actividades de la red islamista: Muhsin Khaybar, alias “Abdelmajid Al Libi”o “Abdelmajid Al Yasser”, y Abdel Hay Assas, alias “Abdalla”. Estas dos personas centralizaban en Siria todas las comunicaciones, vía Internet, con el resto de los operativos en diferentes países, entre ellos España. Ambos fueron detenidos en mayo de 2004 por las autoridades sirias y posteriormente entregados a su país de origen, Marruecos. Los dos activistas están acusados en Marruecos por delitos de terrorismo y pertenencia a la organización terrorista islámica Ansar Al Islam / Red de Al Zarqawi. Las actividades de esta red islamista se centraban en el reclutamiento y envío de mujahidines a Irak con el objetivo de cometer acciones terroristas suicidas contra las fuerzas coaligadas.

Prácticamente la totalidad de los individuos detenidos ejercían actividades de delincuencia común, como el tráfico de estupefacientes, falsificación documental, robos con violencia e intimidación, etc, a través de las cuales obtenían los fondos necesarios para el mantenimiento de las actividades de la red islamista. Otros tantos integrantes de la organización desmantelada hacían llegar los fondos obtenidos, por diferentes medios (transferencias, correos personales, etc), a sus países de origen.

Una de las personas detenidas, Tarek Hamed Hamu, lo ha fue en el centro penitenciario de Botafuego, en Algeciras, donde permanecía interno tras su detención el pasado día 02-04-05 en Ceuta en una operación contra el tráfico de estupefacientes. Dicho individuo, reclutado por la organización, había realizado, aparentemente, los rituales previos de “aceptación del martirio en una acción a favor de la sagrada Yihad”.

Al igual que Tarek Hamed Hamu, varios de los integrantes de la red islamista investigada manifestaron expresamente su voluntad de convertirse en mártires del Islam, lo que mostraba la extrema radicalidad y peligrosidad de la mayoría de los detenidos en esta operación, dispuestos a cometer una acción terrorista de carácter suicida en el momento que así lo dispusieran los responsables de la organización.

A los detenidos en el marco de la “Operación Tigris”, la autoridad judicial les imputa por un presunto delito de integración y/o colaboración con organización terrorista, falsificación de documento público y/o oficial con fines terroristas, tráfico de drogas, y otros. Los detenidos han sido los siguientes:

Detenidos en Madrid:

Omar BOULAICH LYAZIDI. Relacionado con algunos de los operativos más importantes de la red terrorista. Nacido en Tánger (Marruecos), el 22-05-78. Boulaich se dedica habitualmente al tráfico de estupefacientes y otras actividades delictivas contra el patrimonio. Ha sido detenido en su domicilio en Madrid, Paseo de la Esperanza, 45, 3º D.

Mostafa ROUMANE. Nacido en Tánger (Marruecos), el 22-06-83. Ha participado directamente en la financiación de actividades de algunos de los operativos más importantes de la red islamista, cediendo su cuenta bancaria para la realización de transferencias. Roumane se dedica habitualmente al tráfico de sustancias estupefacientes. Ha sido detenido en su domicilio en la localidad de Getafe, calle Huertos, 12, 3º,1ª.

Ahmed ASSAS. Nacido en Tánger (Marruecos). Conoce las actividades y ha estado en contacto con su hermano Abd-Al-Hay El Assas, dirigente de la red islamista y reclutador de mujahidines para la organización terrorista Ansar Al Islam. Assas se dedica, ocasionalmente, al tráfico de sustancias estupefacientes. Detenido en su domicilio de la calle Callao, 39, 6º D de Fuenlabrada (Madrid).
Detenidos en Cataluña:

Samir TAHTAH. Nacido en Douar Aknia, (Marruecos) el 14-02-77. TAHTAH aparenta ser el máximo responsable de la red respecto al reclutamiento y envío de mujahidines al conflicto iraquí. Coordina las comunicaciones con los responsables de la red en el extranjero y el posterior envío de los reclutados para cometer las acciones terroristas en territorio iraquí. Tahtah tiene antecedentes por falsedad documental. Detenido en su domicilio de la calle San Francesc, 20, bajo de Santa Coloma de Gramanet (Barcelona).

Fouad DKIKAR, nacido en Marruecos en 1977. Ha participado en actividades de reclutamiento, selección, financiación y envío de mujahidines a Irak. Detenido en el domicilio de la calle Dalmau 6, ático 2º de Santa Coloma de Gramanet (Barcelona).

Mustafa FILALI. Nacido en Tánger (Marruecos), el 28-12-78. Ha participado en actividades a favor de la organización terrorista en orden al reclutamiento, selección, financiación y envío de mujahidines al conflicto iraquí. Filali posee antecedentes por la comisión de un delito de robo con violencia/intimidación. Ha sido detenido en su domicilio de la calle Guardia, 14, principal, 5ª de Barcelona.

Abadelbarie DAHANE. Nacido en Tánger (Marruecos), el 20-01-72. Contacto de algunos de los principales dirigentes de la red islamista, ha participado en actividades de financiación a favor de la organización terrorista, efectuando transferencias de dinero a otros objetivos de la red. Dahane se dedica habitualmente al tráfico de sustancias estupefacientes. Ha sido detenido en su domicilio, sito en la calle Félix Mestre Nuto, 9 de Villafranca del Penedés. (Barcelona)3-T.

Yagoub GUEMEREG. Nacido en Tissemsilt (Argelia), el 26-09-67. Forma parte del núcleo de responsables de la red en lo relativo al reclutamiento y envío de mujahidines a Irak. Guemereg se dedica habitualmente a la comisión de delitos contra el patrimonio. Ha sido detenido en su domicilio de la calle Carders, 5, entresuelo 1ª de Barcelona.

Detenido en la Comunidad Valenciana:

Faruk ABIDI. Nacido en Hussein Dey (Argelia), el 01-01-84, Faruk Abidi es hermano de un operativo importante de la red islamista, Abidi, encarcelado actualmente en Argelia con cargos por terrorismo. Khaled Abidi había manifestado, como otros miembros de la red, su “disposición al martirio por la Yihad”. Faruk ha colaborado con su hermano en la financiación de actividades de la red mediante la comisión de actos delictivos. Ha mantenido contacto con diferentes operativos de la organización y conoce el entramado y actividades de la red islamista. Faruk Abidi posee numerosos antecedentes por delitos contra la propiedad y contra las personas (robos con violencia e intimidación). Ha sido detenido cuando se encontraba en el Centro de Internamiento de Extranjeros de la ciudad de Valencia, donde permanecía a la espera de resolución de un expediente de expulsión a su país natal, Argelia.

Detenido en Algeciras

Tarek HAMED HAMU. Nacido en Ceuta, el 24-12-78. Tarek parece ser un miembro reclutado para la red islamista, a la que abastecía de las documentaciones falsificadas necesarias para el desplazamiento de los Mujahidines hasta Irak. Había realizado, aparentemente, los rituales previos a la realización de una acción de tipo suicida a favor del Yihad. Ha sido detenido en el Centro Penitenciario de Botafuego, donde permanecía preventivo tras su detención por la UDYCO, el pasado día 02–04-05 en Ceuta, en una operación contra el tráfico de estupefacientes.

Detenido en el Puerto de Santa María:

Latif HAMED HAMU. Nacido en Ceuta, el 01-08-81. Hermano del anterior. Ha colaborado, presuntamente, con la red islamista en las mismas actividades que su hermano. Tanto Tarek como Latif Hamed Hamu son sospechosos de pertenecer a la organización terrorista marroquí Salafia Jihadia.


La Operación Nova I y II

La "operación Nova" permitió desarticular en octubre de 2004, gracias a las confidencias de Abdelkader El Farssaoui, conocido como "Cartagena", una célula islamista que planeaba atentar con un camión de explosivos contra la Audiencia Nacional, aunque el testigo protegido se ha desdicho en varias ocasiones de algunas de sus confidencias.

“Cartagena” tiene la condición de testigo protegido por esta operación, a parte de por el Sumario del 11-M, que supuso la detención de 32 islamistas de la célula dirigida por Mohamed Achraf, que pretendía volar la Audiencia Nacional haciendo estallar un camión cargado de explosivos.

Los detenidos pretendían adquirir una gran cantidad de explosivos para que su acción fuera extraordinariamente letal: más de 1.000 kilos de dinamita. Su intención era colocar la mitad de ellos en un camión para hacerlo estallar contra la Audiencia Nacional, en la madrileña calle de Génova. El grupo desarticulado habría estudiado el terreno.

Esta operación policial se precipitó a partir del 14 de septiembre de 2004, cuando un testigo protegido reveló a la Comisaría General de Información de la Policía Nacional los detalles de un futuro atentado terrorista en Madrid, momento en que la investigación pasó al juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón.

Por otra parte, la Policía vincula a algunos de los presuntos miembros de la supuesta célula islamista que pretendía atentar contra la Audiencia Nacional con el denominado Movimiento Islámico de la Juventud, algunos de cuyos miembros ya fueron investigados por el juez Baltasar Garzón en el año 2001.

Garzón destaca, en el auto en el que decreta su ingreso en prisión, que los 18 detenidos, bajo la dirección de Mohamed Achraf, "entre el final de 2001 y principios de 2002, constituyeron un grupo terrorista organizado y estructurado, (...) de tendencia radical salafista que defiende la práctica de la yihad (guerra santa) y, con intención de ponerla en práctica en España, a través de acciones violentas como la proyectada contra el edificio de la Audiencia Nacional y las personas que hubiera en su interior, objetivo elegido por el emir, al que habrían manifestado su intención de convertirse en mártires del Islam en el momento que fueran requeridos para ello varios de los componentes del grupo autodenominado Mártires por Marruecos".

La resolución recuerda cómo el grupo aprovechó la coincidencia de varios de sus integrantes en la cárcel de Topas (Salamanca) para estructurarse y especifica las numerosas cartas que se remitían los reclusos de exaltación a la yihad y en las que muestran su predisposición al "martirio para defender al Islam de los incrédulos a los que dicen que hay que combatir con todas las armas (incluidos los explosivos)".

El auto de Garzón destaca también la fusión entre el grupo de Achraf con los condenados por su pertenencia al Grupo Islámico Armado (GIA). "Simultáneamente a esta labor de captación de Achraf", precisa Garzón, "otros miembros del GIA que cumplían sentencia firme por pertenencia a banda armada, como son Abdelkrim Bensmail , relacionado con Allekema Lamari, que le enviaba dinero a la cárcel, hasta el día 6 de marzo de 2004 para su manutención, Mohamed Amine Akli y Bachir Belhakem, realizaban una labor similar de proselitismo y captación de personas, presos por delitos comunes, consiguiendo de esta forma junto con el emir, con el que en alguna ocasión mantuvieron contacto, la adhesión a la causa terrorista de otras personas”.

Además, el presunto responsable de la célula, Mohamed Achraf, detenido en Suiza, había dado ya la orden de atentar con un camión-bomba contra la Audiencia Nacional, y había llegado a decir que "no importaba el costo, pero que la acción se debía hacer con urgencia".

Según Garzón, el atentado planeado por este grupo terrorista, denominado “Mártires por Marruecos”, iba a ser una acción suicida en la que participarían cuatro personas, incluido el propio Achraf, que se había encargado de realizar personalmente las vigilancias sobre la Audiencia Nacional y que había contactado con un palestino especialista en electrónica para que preparara el camión-bomba.

El auto afirma que el denominado grupo de Topas estaba integrado por 15 personas, de las que cinco se encuentran huidas, entre ellas Abdellah Hawari, fugado desde febrero de 2003 mientras disfrutaba de un permiso carcelario, y que según Garzón es el hombre de confianza de Achraf. También se encuentran en paradero desconocido Mohamed Hamid, Sade Asde, Rachid Mohamed Mohamed y Mohamed Boukiri.

Garzón ordenó la busca y captura de estos cuatro y del cuarto futuro suicida, conocido como “Abdelouahab”, así como la de Salah Ghoulam, uno de los contactos de Achraf en Bélgica y que estaba encargado de recaudar fondos para el GIA.

Agentes de la Comisaría General de Información de la Dirección General de la Policía desarticularon una célula islamista orientada a la “Yihad”. En una operación de carácter preventivo, dirigida por el titular del Juzgado Central de Instrucción Cinco de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, desarrollada en Andalucía, Valencia, Madrid y Navarra.

Fueron detenidos ocho presuntos integristas islámicos violentos, a los que hay que añadir otros diez que se encontraban cumpliendo condena en distintas cárceles españolas.

Las investigaciones que permitieron llevar a cabo la “operación Nova”, se remontan al verano de 2004. El grupo desmantelado estaba compuesto por musulmanes residentes en España con antecedentes por la comisión de delitos comunes. Algunos de ellos pudieron entrar en contacto mientras cumplían condenas en diferentes centros penitenciarios. Estaban interrelacionados formando parte de una estructura bajo las directrices de un líder, y habrían mantenido numerosos contactos con otros activistas en distintos países europeos, EE.UU. y Australia.

Detenidos:

Smail Latrech, nacido en El Harrch (Argelia) en 1975, fue detenido en La Mojonera, El Ejido (Almería).

Mokhatar Siah, nacido en 1975 de Mascara (Argelia), fue detenido en Gandia (Valencia). Tenía tres reclamaciones judiciales, una de ellas del juzgado de instrucción de Lorca (Murcia) por lesiones y había sido detenido en Melilla en dos ocasiones en marzo de 1998, una por infracción de la Ley de Extranjería y otra por robo con violencia e intimidación.

Djamel Merabet, argelino, de 42 años, detenido en Málaga.

Mourad Yala alias “Abu Anas”, nacido en Harrch (Argelia) en 1960, técnico en informática con grandes conocimientos en la falsificación y clonación de tarjetas, fue detenido en Cabañuelas (Almería). Es considerado policialmente como uno de los elementos extremistas más activos de los detenidos en la operación.

Abdol Ghaffar Hasemi, “Medhí”, nació en Kabul (Afganistán) en 1973. Portaba pasaporte holandés y fue detenido en Cabañuelas (Almería). “Medí”, es también técnico en informática con grandes conocimientos en la falsificación y clonación de tarjetas.

Ahmed Mohamed Ahmed, nacido en Ceuta, detenido en Madrid.

Magid Mchmacha, nacido en 1969 en Casablanca (Marruecos), detenido en Almería.

Majad Sahouane, alias “Abderraman” y “Abdelmajid”, argelino, de 30 años, fue detenido en Pamplona en el locutorio de su propiedad. Sahouane ya había sido arrestado el 26 de septiembre de 2001 en el marco de las investigaciones sobre el 11-S, por su presunta implicación en sendos ataques suicidas contra la embajada y un centro cultural de EE UU en París como presunto miembro del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC). Quedó en libertad vigilada bajo fianza en mayo de 2002.
Todos ellos fueron arrestados el día 18, salvo Majad Sahouane que fue detenido el día 19. También este día el juez ordenó, en el marco de esta operación policial, que se interrogara a 10 presos internos en distintos centros penitenciarios.

Los presos interrogados y que fueron detenidos son:

Said Afis, integrista argelino, nacido en 1978, que cumple condena en la cárcel de Topas (Salamanca) por delitos comunes.

Baldomero Lara Sánchez, nacido en Málaga en 1975, traficante de armas que tenía acceso a dinamita de la minas de mármol de Almería y que cuenta en su historial con 99 antecedentes por delitos contra la propiedad; y

Addila Mimon (su verdadero nombre sería Dibali Abdellah), nacido en 1974 en Argelia. Los dos se encuentran ingresados en la prisión de A Lama (Pontevedra).

Abdelkrim Bensmail, internado en la prisión de Villabona (Asturias), y Mohamed Amine Akli, preso en la cárcel gaditana de Puerto I, que ya habían sido detenidos en Valencia en 1997 junto a Allekema Lamari, séptimo suicida de Leganés y uno de los autores materiales del 11-M. Los dos fueron condenados junto a Lamari por pertenencia a banda armada, en su caso al GIA argelino.

Bachir Belhakerm, preso en la cárcel de Córdoba y miembro de la célula del Grupo Armado Islámico (GIA) desarticulada en Valencia en 1997. Fue condenado también en la misma causa que Lamari.

Jera Hoari, nacido en Líbano en 1973, interno en la cárcel de Teixeiro (A coruña), que está acusado de realizar varios atracos y robos para financiar al GIA, y que utilizó diez identidades distintas para cometer el mismo tipo de delitos. Mantenía contactos con el cabecilla y cerebro de la célula desarticulada, el argelino Mohamed Acharf, preso en Suiza, con el que coincidió en la cárcel de Topas. Desde la prisión salmantina fue trasladado a la de Villabona (Asturias) donde conoció a otro de los presos imputados ahora, Abdelkrim Bensmail.

El mauritano Kamara Bidhaima Diadie, nacido en 1974, internado en el penal del Acebuche (Almería).

Eddebdoubi Taoufik, nacido en Marruecos en 1979, preso en la cárcel de Zuera (Zaragoza).

Mustafa Farjani, nacido en 1971 en Tánger (Marruecos) y que cumple condena en la prisión de Bonxe (Lugo) por numerosos delitos contra la propiedad.

Operación Nova II

La Policía Nacional, bajo la dirección del juez Garzón, realizó trece nuevas detenciones en el marco de la operación Nova II, continuación de la que sirvió para desarticular una célula islamista orientada a la yihad.

La operación permanece abierta y hasta el momento han sido dos los detenidos en Madrid, dos en Cádiz, cuatro en Valencia y otros cinco en diferentes centros penitenciarios.

Los detenidos en Madrid fueron:

Abderrazak Azzi, nacido en Marruecos.
Abdelkrim El Ouazzani, nacido en Marruecos.

En Cádiz:

Azzedine Bellid, nacido en Argelia.
Noureddin Bellid, nacido en Argelia.

En Valencia:

Hocine Kedache, nacido en Argelia.
Djilali Mazari, nacido en Argelia.
Ahmed Chebli, nacido en Argelia
Salah Zelmat nacido en Argelia. (Los dos últimos fueron detenidos en Tabernes de Valldigna)
Por otro lado, en el centro penitenciario de A Lama (Pontevedra) se detuvo a Kunic Soubi, nacido en Argelia, Mohamed Amin, nacido en Marruecos, y Aspri Smali, nacido en Argelia; en el de Nanclares de Oca (Álava), a Mustapha Zanibar, nacido en Marruecos; y en el de Puerto de Santa María (Cádiz), a Khalid Farid, nacido en Argelia.

Se produjeron diversos registros y a todos los detenidos se les ha ocupado abundante documentación, correspondencia y cassettes y cintas de vídeo en árabe. Los detenidos pasarán a disposición judicial y el juez ha decretado la incomunicación de todos ellos.
Posteriormente, la Policía detuvo, por orden del juez, en Madrid y Gandía (Valencia) a cuatro islamistas pertenecientes a la célula que pretendía volar la Audiencia Nacional y varios edificios significativos de la capital de España. Uno de ellos es Faisal Allouch, de 34 años, imputado por el magistrado Juan del Olmo en el sumario del 11-M y que se encontraba en libertad provisional.

Allouch, arrestado en su domicilio de Villaverde (Madrid), fue detenido por primera vez el pasado 21 de marzo como presunto colaborador del 11-M y puesto en libertad el 5 de mayo, aunque con algunas medidas cautelares para impedir su huida.

Por la noche, agentes de la Comisaría General de Información detuvieron a otros tres presuntos terroristas de origen argelino, uno de ellos considerado un hombre de confianza del presunto jefe del grupo, Mohamed Achraf, detenido actualmente en Suiza.

Los tres eran buscados desde que el pasado 18 de octubre se desarrolló la primera fase de la “operación Nova”, y no pudieron ser localizados por la Policía.

Allouch podría formar parte de una célula terrorista creada a finales de 2002 y en febrero de 2003 en Madrid por Mustafá Maimouni, preso en Marruecos por los atentados de Casablanca.

Detenidos en noviembre

La Policía detuvo el día 8 de marzo, por la noche, en Valencia al dirigente salafista Mohamed Boualem Khouni, “Abdallah", acusado de formar parte de la célula radical de tendencia Takfir que había montado Mohamed Achraf desde las cárceles españolas para volar, entre otros objetivos, la Audiencia Nacional. “Abdallah” ya había sido detenido el 26 de septiembre de 2001, por su supuesta participación en la preparación de ataques suicidas en Europa, pero la juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios lo liberó en mayo de 2002 por falta de pruebas.

Mohamed Boualem Khouni, nacido el 15 de marzo de 1969 en Beokhalfa Tizi Ouzou (Argelia), fue detenido en la localidad de Canals (Valencia) por agentes de la Comisaría General de Información a las órdenes del juez Baltasar Garzón, quien lo acusa de integración en organización terrorista. Garzón cree que Boualem formaba parte, junto a Djamel Seddiki y Reda Cherif (detenidos el pasado día 3 y ya en prisión), de un grupo "salafista extremo", reunido por Mohamed Achraf en la Comunidad Valenciana con restos de la estructura española del Grupo Islámico Armado (GIA) montada por Allekema Lamari (un suicida de Leganés) y de su escisión más radical, el Grupo Salafista de Predicación y Combate (GSPC).

Por motivos casi idénticos, Boualem fue detenido el 25 de septiembre de 2001 en La Mojonera (Almería), junto a otras 14 personas, a petición de las autoridades belgas, una vez que fue considerado miembro del GSPC. La solicitud fue cursada tras la captura en Uccle (Bélgica) de Nizar Trabelsi, "quien pretendía llevar a cabo atentados contra objetivos norteamericanos en Europa de carácter suicida". Durante el registro posterior a su detención, se localizó una pistola ametralladora Uzi y material para la fabricación de explosivos. Trabelsi había pasado una temporada conviviendo en Tudela (Navarra) con el argelino Mohamed Belaziz, quien por esas fechas dejó reflejado en su diario su intención de morir en un ataque suicida.

Boualem y Belaziz fueron puestos en libertad por la juez Teresa Palacios a partir de mayo de 2002, una vez que las autoridades belgas desistieron de pedir su extradición. El 3 de febrero pasado, la causa contra ellos fue archivada por la juez.

La Guardia Civil detuvo el 11 de noviembre de 2004, de madrugada, en la localidad alicantina de Santa Pola al ciudadano de origen argelino Mohamed Boukiri, de 30 años, sospechoso de mantener relación con el grupo “Mártires para Marruecos”, desarticulado por la Policía en las operaciones “Nova” y “Nova II”.

Este individuo podría formar parte del denominado “grupo de Topas”, prisión en la que, entre 2001 y 2002, Mohamed Achraf reclutó a internos de origen islámico dispuestos a convertirse en mártires.

El 22 de noviembre, por la tarde, agentes del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron en Mataró (Barcelona) a Samir Ben Abdellah, de 36 años, a quien el juez Baltasar Garzón considera como uno de los integrantes de la organización terrorista Mártires para Marruecos, formada por Mohamed Achraf desde la cárcel de Topas (Salamanca) y que había planeado volar la Audiencia Nacional.

Ben Abdellah, arrestado en el marco de la “operación Nova II”, fue señalado en el juzgado por dos de los detenidos en esta operación, llevada a cabo a finales del pasado mes de octubre, como alguien integrado en la red terrorista a la que pertenecían.

Samir había ejercido de imán en Alcorcón y Torrejón de Ardoz (Madrid) y, posteriormente, en el barrio de Cerdanyola de Mataró.

Desde el pasado día 2 de noviembre estaba en busca y captura. En el auto por el que se acordaba esta medida, el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón aseguraba que Ben Abdellah formaba parte de la “célula” de Madrid, creada entre finales de 2002 y febrero de 2003, por el también marroquí Mustapha Maimouni, preso en Marruecos por su presunta participación en los atentados de Casablanca de mayo de 2003. Según el magistrado, esa “célula” fue el embrión del grupo que cometió los atentados del 11-M.

Más detenciones en diciembre

Agentes de la Comisaría General de Información de la Dirección General de la Policía detuvieron en diciembre de 2004 a tres islamistas de la corriente salafista que estaban conformando una célula radical y a otros dos que tienen vínculos con los autores de los principales atentados de Al Qaeda de los últimos cuatro años.

La operación policial, comenzó sobre las 23.00 de la noche del día 13 en Vitoria, Madrid y Alcañiz (Teruel) y se completó el día 14 por la tarde con una nueva detención en la capital. Los cinco arrestos fueron ordenados por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón en el marco de la “Operación Nova”, que supuso la desarticulación de una célula montada por Mohamed Achraf (preso en Suiza) desde la cárcel de Topas (Salamanca) y que pretendía, entre otros objetivos, volar precisamente la Audiencia Nacional mediante un ataque suicida con un camión bomba.

Los dos detenidos en Vitoria fueron: Abdelkader Lebik, “Hamou Lebik”, nacido el 7 de agosto de 1973 en Chlef (Argelia), y Abdallah Ibn Moutalib Kaddouri, nacido el 28 de septiembre de 1974 en la misma localidad. Ambos estaban formando, supuestamente, una célula radical junto al detenido en Alcañiz, Brahim Amman, nacido el 3 de mayo de 1966 en Denia (Argelia), que hacía frecuentes viajes a Vitoria.

Los tres, que están relacionados con una célula desarticulada en Cataluña en 2003, cuentan con extensos historiales delictivos en su país. Sobre Abdelkader Lebik recaen cuatro Órdenes Internacionales de Detención expedidas por el Tribunal de Chlef (Argelia), por delitos de pertenencia a banda armada, asesinato, tenencia ilícita de armas y explosivos y otros. “Hamou Lebik” estaba relacionado con Mohamed Tahraoui, “Mohamed de Barcelona”, responsable de la célula salafista que fue desarticulada en enero de 2003 en Cataluña dentro de la denominada “Operación Lago”. Tahraoui fue liberado y vuelto a detener el 23 de marzo último.

La “Operación Lago” supuso la desarticulación de una célula terrorista del D.H.D.S. argelino (Grupo de Protectores de la Corriente Salafista). Dicho entramado prestó infraestructura y apoyo al grupo terrorista desmantelado en Francia en diciembre de 2002 por la comisión, preparación e instigación de actos terroristas y que dirigía Merouane Benahmed “El Químico”. Esta célula tenía proyectado cometer un atentado con coche bomba contra la Embajada de Rusia en París.

Abdallah Ibn Moutalib Kaddouri sería, presuntamente, el encargado de facilitar las documentaciones al resto de individuos conectados con la red terrorista argelina desmantelada en 2003.

Los otros dos detenidos ahora también están relacionados con la “Operación Nova”, pero guardan estrechos vínculos con autores e inductores del 11 de marzo, el 11-S y los atentados de Casablanca. En la calle de Miguel Servet, en un locutorio del barrio madrileño de Lavapiés, fue detenido el español de origen marroquí Khalid Zeimi Pardo, nacido en Tánger (Marruecos) el 14 de febrero de 1977. Pardo ya fue detenido el 15 de abril, después de que se hallara en casa de Sarhane Ben Abdelmajid, “El Tunecino”, una fotocopia de su DNI. Sin embargo, fue puesto en libertad.

El último detenido, Mohamed el Ouazzani, nacido en Taza (Marruecos) el 30 de agosto de 1981, fue localizado en el barrio madrileño de Carabanchel. Participó en las reuniones de exaltación de la yihad violenta que se celebraron en la casa de Faissal Allouch (detenido en la “Operación Nova”). A esas reuniones acudieron “El Tunecino”, Driss Chebli, Azizi, Abderrazak Azzi, Said Chedadi y Berraj, entre otros.

Ouazzani se encontraba en busca y captura desde el pasado 2 de noviembre por orden del juez Garzón en el marco de la “Operación Nova”.

Durante esta operación se practicaron cinco registros domiciliarios, donde los agentes se incautaron de abundante documentación y un ordenador. Cuatro de estos registros se llevaron a cabo en las viviendas de los detenidos, ya que los dos arrestados en Vitoria compartían domicilio, y otro más en el locutorio donde fue capturado Khalid Zeimi.

Situación de los detenidos:

23 de octubre de 2004: por la noche el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, a propuesta del fiscal Pedro Rubira, decretó prisión incondicional por colaboración o pertenencia a banda armada para 17 de los 18 detenidos en el curso de la “operación nova”. El auto de prisión también les achaca unos 400 delitos de asesinato terrorista en grado de tentativa, los mismos que el número de personas que de media trabajan o visitan a diario la sede judicial. El magistrado decidió prorrogar la detención judicial del otro arrestado. Se trata del ciudadano argelino Smail Latrech.

27 de octubre de 2004: el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón acordó el ingreso en prisión incondicional de Smail Latrech, acusado de pertenecer a la célula terrorista dirigida por Mohamed Achraf, arrestado en Suiza, que pretendía atentar contra este tribunal.

3 de noviembre de 2004: el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón decreta prisión para Abderrazak Azzi, Azzedine Bellid, Noureddin Bellid, Ahmed Chebli, Hocine Kedache, Djilali Mazari, Abdelkrim El Ouazzani, Salah Zelmat, Mohamed Amin, Mustapha Zanibar, Aspri Smali y Kunic Soubi. Los cuatro últimos se encontraban en centros penitenciarios cuando fueron detenidos, donde cumplían condena por otras causas. El magistrado decide dejar en libertad por esta causa a Khalid Farid.

5 de noviembre de 2004: el juez Baltasar Garzón decreta libertad condicional para Smail Latrech.

8 de noviembre de 2004: el marroquí Faisal Aluch y los argelinos Reda Cherif y Djamel Seddiki ingresan en prisión incondicional por orden del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, por un delito de integración en organización terrorista. El cuarto detenido, el también argelino Rachid Amin, queda en libertad tras prestar declaración ante el juez.

10 de noviembre de 2004 el juez Baltasar Garzón ordena el ingreso en prisión incondicional por integración en organización terrorista de Mohamed Boualem Khouni y Mohamed Boukiri.

24 de noviembre de 2004, el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ordena el ingreso en prisión incondicional de Samir Ben Abdellah, al que imputa un delito de pertenencia a organización terrorista.

16 de diciembre de 2004: el juez Baltasar Garzón decreta el ingreso en prisión incondicional de Khalid Zeimi Pardo, Mohamed el Ouzani, Abdelkaer Lebik y Brahim Amman, por un delito de integración en organización terrorista. El quinto detenido, Abdallah Ibn Moutalib fue puesto en libertad con la obligación de comparecer semanalmente ante el juzgado.

24 de febrero de 2005: fallece Mustafa Zanibar.


Condenados a penas de entre 5 y 14 años 20 de los 30 acusados en la operación Nova.- No se considera probado que conspiraran para atentar contra la Audiencia Nacional

27-02-08 - EFE

La Audiencia Nacional ha condenado hoy a penas de entre 5 y 14 años de cárcel a 20 de los 30 procesados en el marco de la "operación Nova", aunque, en contra de lo que sostenía la Fiscalía, no ha considerado probado que conspiraran para atentar contra este tribunal con un camión cargado de explosivos.
(Publicidad)

Según el fallo de esta sentencia, cuya lectura corrió a cargo del presidente del tribunal, Alfonso Guevara, entre los condenados por estos hechos -de los que dieciocho lo han sido por pertenencia a organización terrorista y otros dos por colaboración- destaca el líder de este grupo, el argelino Mohamed Achraf.

Achraf ha sido condenado a la máxima pena impuesta por el tribunal, 14 años, al ser considerado el emir de la célula terrorista que él mismo creó en la cárcel de Topas (Salamanca) para adoctrinar en el 'yihadismo' a otros presos con los que planeó ataques suicidas, y mantener contactos por carta con otros reclusos de cárceles de Málaga, Almería y Valencia, donde se crearon otros grupos.

Respecto a la acusación de la Fiscalía de que los miembros de este grupo terrorista estuvieran conspirando para atentar contra la Audiencia Nacional, el tribunal cree inexistente el delito de conspiración, a pesar de que ha quedado acreditado que Achraf planeaba ese atentado e hizo gestiones para obtener los explosivos.

La Sala cree que ese plan y esas gestiones no son constitutivas de un delito de conspiración, porque se trata de una iniciativa individual "a desarrollar" y para resultar una conspiración necesita ser compartida por otras voluntades, lo que no se considera probado.

Esta apreciación del tribunal ha conllevado que las condenas impuestas hayan sido considerablemente más bajas de las que pedía la Fiscalía, que reclamaba un total de 455 años para estos acusados (43 para el principal acusado, Mohamed Achraf).

De los 10 procesados que han resultado absueltos, cinco quedaron en libertad el pasado 4 de febrero a la vista de las deliberaciones de la sentencia, mientras que los otros cinco permanecen encarcelados por estar presos en otras causas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

esta operacion no vale ni un duro solo gastar saliba .
fantochadas y globos enflados que se lo llevo el viento