6/11/07

El PSOE congela su vídeo sobre "las mentiras del PP sobre el 11-M" mientras el PP deja el tema en segundo plano

Aznar equipara a ETA con el terrorismo islamista por su "vocación totalitaria"

06-11-07 - Anabel Díez / Carlos E. Cué (EL PAÍS)

La sentencia del 11-M demuestra que el terrorismo internacional puede ser juzgado en los países democráticos de acuerdo con la ley y con todas las garantías. Este es uno de los mensajes que ayer expresó el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ante la ejecutiva del PSOE, en la que pidió "prudencia" aun en el caso de que el PP quisiera mantener esta sentencia como instrumento de erosión al Gobierno.

Así las cosas, el PSOE ha decidido congelar algunas de las iniciativas que había preparado por si el PP discutía la sentencia. Entre el material guardado, se encuentra un vídeo que iba a difundirse ayer en el que se recopila parte de las declaraciones de dirigentes del PP desde el atentado hasta hace muy pocos meses. Unas muy rotundas y la mayoría a modo de insinuaciones sobre posibles conexiones o complicidades con el atentado, de ETA, la policía, servicios secretos extranjeros, el PSOE, etcétera. Y todo o parte de lo dicho por el PP lo recordaron ayer numerosos miembros de la ejecutiva que recordaron ante Zapatero "como un torrente", todas las "insidias" que el partido, parte de la sociedad y, sobre todo, las víctimas, han tenido que soportar durante tanto tiempo. Era una manera de decir a Zapatero que, en efecto, atendían el requerimiento de "prudencia", pero dejando claro que les iba a costar, según interpretaciones de asistentes a la reunión.

La responsable de Igualdad, Maribel Montaño, la titular de Política Internacional, Elena Valenciano, el portavoz parlamentario, Diego López Garrido, el ejecutivo madrileño adscrito a organización, Andrés Rojo, y la responsable de Medio Ambiente, Soraya Rodríguez, entre otros, manifestaron, aunque desde diferentes perspectivas, la necesidad de defender la sentencia a pesar de que pueda tener deficiencias porque lo sustancial está plasmado. Eso sí, los matices están entre quienes no se resignan a recordar al PP "sus insidias" y quienes sólo quieren que la sentencia sirva como ejemplo nacional e internacional pero no para golpear al PP.

"La tesis de Zapatero es más bien la primera", informan las mismas fuentes. El secretario de Organización, José Blanco, pidió al PP que acate la sentencia "por respeto a las víctimas, al Estado de derecho y a la verdad". La conclusión es que si el PP abandona este tema, el PSOE también. En caso contrario, sacaran el vídeo y los reproches.


El PP deja el 11-M en segundo plano

Menos de una semana ha durado el entusiasmo del Partido Popular con el asunto del 11-M. Ayer, tanto la cúpula de la llamada reunión de maitines como el Comité de Dirección concluyeron que no es asunto prioritario para el primer partido de la oposición, según aseguraron varios participantes en ambas reuniones. La posición la fijó Mariano Rajoy, y ahí se va a quedar el partido, explican. De hecho, Ángel Acebes esquivó varias preguntas sobre este asunto en su rueda de prensa de ayer para impedir cualquier titular polémico sobre los atentados.

El miércoles Mariano Rajoy dio un espaldarazo a quienes, con Eduardo Zaplana al frente, han defendido a los medios de comunicación que alentaban esa teoría de la conspiración. "Apoyaremos cualquier investigación, sin límites", aseguró Rajoy. El propio Eduardo Zaplana se prodigó ese mismo día en las televisiones y radios para asegurar que aún había puntos oscuros en las investigaciones.

Miembros de maitines y del Comité de Dirección y dirigentes del entorno de Mariano Rajoy explican que, en esas primeras horas, el líder quería, sobre todo, apoyar a quienes, como Zaplana, han acertado en sus previsiones de que la sentencia dejaría abierta la vía sobre los autores intelectuales. Y, también de forma prioritaria, quería evitar la crítica de los medios conservadores que alentaron la polémica.

Sin embargo, tanto en maitines como en el Comité de Dirección quedó ayer muy claro que el PP quiere acabar con el culebrón del 11-M, según varios de los presentes. En realidad, y dado que quien da la cara en este asunto es Zaplana, todo depende de sus apariciones. De momento, el portavoz no será hoy quien se enfrente al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en una comparecencia sobre las consecuencias de la comisión de investigación parlamentaria del 11-M. Será Jorge Fernández Díaz, portavoz adjunto, quien lleve el debate. Muy probablemente, Zaplana ni siquiera ofrecerá su tradicional rueda de prensa de los martes, aunque esto ya estaba previsto la semana pasada.

La decisión que se tomó ayer en maitines es que el PP sólo hablará del 11-M como reacción a los ataques socialistas. Los estrategas de la oposición creen que el PSOE ha bajado el tono de sus críticas, y sostienen que ellos no van a ser quienes lleven el asunto al primer plano porque no les interesa. "Queremos hablar de los socavones del AVE y de nuestra alternativa", señala gráficamente un diputado próximo a Rajoy. "El jueves actuamos como reacción al PSOE, pero una vez fijada la posición de Rajoy, el asunto del 11-M debe quedar atrás", explica otro.

Mientras se tomaban estas decisiones de pasar página sobre el 11-M, el ex presidente del Gobierno y aún presidente de honor del PP, José María Aznar, presentó en Madrid su libro Cartas a un joven español (Planeta) y, aunque no mencionó expresamente el 11-M, dejó una frase para la polémica sobre la autoría intelectual del atentado, ya que homologó a ETA y al terrorismo islamista: "En su vocación totalitaria coinciden el terrorismo islámico y el terrorismo etarra. Ambos terrorismos persiguen fines definidos, y siguen para ello una estrategia. Del mismo modo que alguien planifica los atentados de ETA, y decide cuándo, dónde y sobre quién actuar, buscando hacer el mayor daño posible, eso mismo ocurre en los atentados del terrorismo islámico. Alguien también planifica y decide cuándo, dónde y cómo hacer el mayor daño posible para alcanzar su objetivo de derrocar regímenes democráticos".

1 comentario:

Alberto Ríos Mosteiro dijo...

No sé cuánto tiempo estará el PP con la boca cerrada, aunque les convenga hacerlo. Si no hablan del 11M acuden al tema estrella, el GAL, un hecho juzgado y por el que ya han pagado con la cárcel algunos pesos pesados del socialismo. Lo han hecho hoy mismo: es una manera igual de efectiva de tirar la piedra y esconder la mano. Aznar, además, siempre estará ahí para soltar sus perlas, esas reflexiones que él debe considerar tan intelectuales y que lo único que reflejan es la mediocridad del mal perdedor, el absurdo de un personajillo que se cree referente de algo y no llega a referente de nada. Un saludo.