7/5/07

Un agente italiano de la DIGOS ratifica que "Mohamed el Egipcio" se atribuyó la autoría de los atentados de Madrid

'Mohamed El Egipcio' culpó a Aznar del 11-M por su apoyo a la guerra de Irak, según el coordinador de la DIGOS

07-05-07 - EFE

Uno de los agentes de la unidad especial de la Policía italiana contra el terrorismo (DIGOS) reiteró hoy que el acusado Rabei Osman El Sayed, "Mohamed El Egipcio" se atribuyó la autoría del 11-M y que "los que murieron" tras la masacre eran amigos suyos durante una conversación que tuvo con un "discípulo".

"El atentado de Madrid fue un proyecto mío y los mártires que murieron en Madrid eran amigos míos", confesó Osman El Sayed, según aseguró hoy el agente al relatar una de las escuchas telefónicas que practicó la Policía italiana en la vivienda en la que residía "El Egipcio" en Milán, a la que "a diario" acudía a visitarle Yahia Mouad Mohamed Rajah, a quien el testigo calificó como su discípulo.

En concreto, esta grabación ambiental tuvo lugar el 27 de mayo de 2004 y "duró varias horas", según el agente italiano, que recordó que la "confidencia" del procesado sobre los atentados de Madrid se produce "al final de un discurso en el que se habla de martirio".

Con anterioridad a esta conversación, continuó el testigo, que aseguró que todos los seguimientos y escuchas policiales que practicaron se hicieron con autorización judicial, el acusado habló telefónicamente con Mourad Chabarou -amigo que residía en Bélgica- y con el hermano de Yahia, que vivía en París.

Fue en una conversación con Chabarou el 24 de mayo de 2007 la primera vez que hizo mención al 11-M, ya que, según dijo, se refirió a Serhane Ben Abdelmajid "El Tunecino" -uno de los siete suicidas de Leganés- y al acusado Fouad El Morabit y manifestó que "estaban con Dios".

Chabarou dio a entender en ese diálogo que "saldría en 20 días y se iría para cometer una acción suicida como mártir" al igual que planeaba hacer el hermano de Yahia, agregó el testigo, que señaló que entonces avisaron a las autoridades belgas, francesas y españolas.

Tras explicar detalladamente cómo llegaron a localizar al acusado en Milán, donde le detuvieron el 7 de junio de 2004, y de los dos domicilios en los que residió, el agente manifestó que "Rabei llevaba una vida muy reservada", que "la mayoría del tiempo se quedaba en la vivienda, aunque frecuentaba la mezquita" de esa localidad.

Señaló que "los diálogos más interesantes" que mantuvo con Yahia los tenían cuando "estaban solos" en la vivienda y eran, dijo, "principalmente de carácter religioso. Rabei enseñaba tanto a rezar como al mismo tiempo le intentaba enseñar los principio más radicales del Islám". "En particular, hablaban de la Yihad, hablaban de propaganda, constantemente de martirio. Enseñaba a su discípulo vídeos de propaganda radical con escenas de 'muyahidines', le hacía escuchar cintas en las que se hablaba de mártires y del sacrificio por Dios", añadió el agente, que destacó que "esta manipulación del joven era constante y la realizaba todos los días, lo que le llevó a declarar estar dispuesto al martirio a través del suicidio".

El rastreo informático

En el rastreo que la Policía italiana realizó del ordenador de "El Egipcio" se descubrió que éste visitaba páginas radicales en Internet, de grupos yihadistas, y proclamas de Al Qaeda, del talibán Mulá Omar y hasta de Osama Bin Laden.

El agente explicó que el procesado había abierto un correo electrónico a nombre de Mohamed, en el que como fecha de nacimiento facilitó el 11 de marzo de 1970, lo que llamó la atención de la Policía al coincidir con los atentados de Madrid y ser el número 70 una sura del Corán "muy seguida por los yihadistas".

Se encontraron documentos sobre "despedidas de mártires" y conexiones a páginas que explicaban cómo construir bombas para meterlas en un maletín y activarlas con teléfonos móviles.

También se halló un papel con la anotación de la fecha del 11 de marzo de 2004, acompañada de las palabras "Shaid Miel"; Shaid significa mártir en árabe y Miel se considera sinónimo de explosivo en el código utilizado por los yihadistas.

Al seguir el tráfico de llamadas del teléfono del procesado, se comprobó que no se efectuó ninguna desde el 10 de enero de 2004, cuando llegó a Italia, hasta el 5 de febrero de ese año, y que después hubo otro "periodo de silencio coincidentes con los atentados de Madrid", señaló el agente, que concretó que no hubo señales en las tarjetas desde el 8 de marzo hasta el 12 de ese mismo mes.


El agente italiano reconoce que El Egipcio no contactó desde Milán con ningún acusado por los atentados

07-05-07 - Europa Press

El abogado defensor de Rabei Osman El Sayed, alias "Mohamed El Egipcio", Endika Zulueta realizó esta tarde al comisario de la División General de Investigaciones Especiales italiana (DIGOS), división policial especializada en la lucha contra el terrorismo, un exhaustivo interrogatorio en un intento por demostrar irregularidades y lagunas en la investigación sobre su defendido.

Así, el agente reconoció que "El Egipcio" no intentó contactar desde Italia con ninguna persona relacionada con los atentados de Madrid a partir de su llegada a Milán, en febrero de 2004. El testigo solo pudo señalar la existencia de una llamada fallida realizada el 7 de abril a Fouat El Morabit. En ese momento este acusado ya se encontraba encarcelado por su relación con los atentados del 11 de marzo en Madrid.

El comisario indicó que tampoco localizaron mensajes SMS o correos electrónicos a personas en España a durante ese periodo. Zulueta puso además de manifiesto la falta de contraste en Italia de las informaciones trasferidas por las autoridades de otros países como España, Francia o Estados Unidos. En el caso de las investigaciones españoles el letrado destacó los datos sobre la pertenencia de "Mohamed El Egipcio" a la Yihad Islamista de Egipto o su estancia en una prisión especial para delitos relacionados con el terrorismo.

El agente admitió que la policía italiana no llevó a cabo una investigación sobre informaciones dadas por otros países y no pudo confirmar estos aspectos.

POCO MÁS DE UN EURO

El testigo confirmó que "El Egipcio" se trasladó a Milán para residir en la vivienda del que iba a ser su cuñado y que vivió en esta casa de la calle Cadore en compañía de dos personas de origen árabe que no tenían vinculación alguna "con el radicalismo". No abandonó Milán en ningún momento desde su llegada y llevaba una vida rutinaria con escasez de relaciones con otras personas.

Así indicó que al margen de su labor de adoctrinamiento del joven Yahia, por la que ha sido condenado en Italia, la División no puede asegurar que Osman El Sayed se dedicara a preparar a muyaidines para ser enviados a Irak.

Zulueta hizo hincapié en la escasez de recursos de su defendido y preguntó al policía italiano sobre la cantidad de dinero que se le incautó en el momento de su detención. El agente admitió que le encontraron 1,70 euros.

El letrado preguntó también qué entidad puede tener una persona considerado "maestro" cuando cuenta con un sólo discípulo. El testigo no pudo contestar.

El defensor de "Mohamed El Egipcio" inquirió sobre las autorizaciones con las que contaba la División para realizar las escuchas e insistió en la posible carencia de un permiso para acceder al domicilio con objeto de colocar los micrófonos. El agentes respondió que el juez encargado de la causa admitió las escuchas ambientales en las que queda implícito el permiso para entrar en la casa.

Explicó que los métodos para lograr introducirse en pisos son muy variados y que en la mayoría de las ocasiones se obtiene una segunda copia de la llave de la puerta de entrada.

PURA FANTASÍA

En cuanto a la credibilidad de las afirmaciones realizadas por "Mohamed El Egipcio" en sus conversaciones telefónicas o ambientales en relación a su participación en los atentados del 11-M Zulueta preguntó sobre la existencia de contrastes de las mismas y los motivos para no calificarlas de "pura fantasía". "Para mi Rabei Osman es una persona muy creible", aseguró el testigo.

El defensor puso varios ejemplos de historias relatadas por su cliente a su discípulo Yahia y demandó al agentes explicaciones sobre la posibilidad de que estas fueran ciertas o falsas.

Así explicó que contó a Yahia que en España ganaba 2.000 euros al mes e incluso había jornadas en que conseguía 1.000 euros al día. También le dijo que tenía un sistema por el que conseguía cambiar sus huellas dactilares cuando él quisiera o que tenía un amigo en Holanda que había logrado dañar todos los ordenadores del mundo.

En cuanto a la referencia a un "secador de pelo mortal" con el que se conseguía matar a cualquiera únicamente orientando el aire, Zulueta preguntó si se localizó algún aparato similar en el registro. El agente negó que se localizara nada similar en el registro.


'Mohamed El Egipcio' culpó a Aznar del 11-M por su apoyo a la guerra de Irak

07-05-07 - EFE

El coordinador de la unidad especial de la Policía italiana contra el terrorismo (DIGOS) en Milán recordó ayer que una conversación grabada a Rabei Osman El Sayed, 'Mohamed El Egipcio', éste culpó del 11-M al ex presidente del Gobierno José María Aznar, «por el apoyo que había dado al presidente Bush», en relación a la participación de España en la guerra de Irak en 2003.

«Rabei Osman tuvo una reacción muy violenta a nivel verbal y empezó a insultar a (Silvio) Berlusconi y también habló contra (George) Bush, justificando los atentados de Madrid. En su delirio, dijo que la culpa la tenía el presidente Aznar por el apoyo que había dado al presidente Bush (en la guerra de Irak)», manifestó el testigo al relatar la conversación que el procesado mantuvo, el 5 de junio de 2004, con su amigo Yahia Mouad Mohamed Rajah en el piso en el que ambos vivían.

Así lo manifestó este testigo a preguntas de la fiscal Olga Sánchez en la trigésima tercera jornada de juicio, en la que, al igual que hiciera su compañero antes que él, detalló cómo se llegó a la localización de Osman El Sayed en Milán y cómo se llevaron a cabo los seguimientos y las grabaciones telefónicas y ambientales de las dos viviendas en las que residió en Milán este procesado.

Además destacó que en una de las conversaciones en que el acusado habla de los atentados de Madrid con Yahia -de quien dijo que tras conocer al procesado «tenía unas ganas enormes de morir como mártir»- ambos «se rieron» sobre este asunto.

Tras subrayar que todas las intervenciones se hicieron con la correspondiente autorización judicial, el coordinador de la DIGOS en Milán señaló que los intérpretes que tradujeron las conversaciones de 'Mohamed El Egipcio' las escucharon «muchísimas veces» y dijo que, aunque no sabe precisar cuántas, sabe que estuvieron «días enteros».


Ficha resumen de Europa Press

KAMAL AHBAR. PRESO ISLAMISTA

- Indicó hoy que los responsables de los atentados tenían intención de atentar de nuevo, ya que disponían de 200 kilos de dinamita. No obstante, añadió, el "imán" que se encargaba de dirigirles les recomendó "esperar".

- Concretó que a pesar de que participaron todos los fallecidos en la casa de Leganés, el acusado Abdelmajid Bouchar, que huyó de la vivienda al detectar a la policía, "no estuvo con ellos".

- Recordó también su intervención para facilitar un contacto telefónico entre el huido Mohamed Afalah, al que se considera muerto en Irak y su padre y explicó que el acusado Mohamed Larbi ben Sellam "intermedió" en la compra del aparato.

- Especificó como se repartió el botín del atraco a mafiosos de Europa Oriental: la parte correspondiente a "El Chino" y el suicida Mohamed Oulad Akcha se empleó en la adquisición de la dinamita; el resto se repartió entre los acusados Rafa Zouhier y Antonio Toro, tres delincuentes comunes, dos españoles y uno árabe y un agente de la guardia civil.

YASSIM MESSAHAM. AMIGO DE SUÁREZ TRASHORRAS Y ZOUHIER

- Dijo que nunca vio a José Emilio Suárez Trashorras y Rafa Zouhier juntos y negó que fuera él quien los presentó.

AMADO JIMENEZ

- Explicó que vio en una ocasión a "El Gitanillo" conducir solo un coche.

COMISARIO DE LA DIVISIÓN GENERAL DE INVESTIGACIONES ESPECIALES DE ITALIA (DIGOS)

- Relató las investigaciones sobre Rabei Osman El Sayed, alias "Mohamed El Egipcio" y describió el resultado de las escuchas telefónicas y ambientales practicadas al acusado.

- Se refirió a una conversación mantenida con un joven de nombre Yahia, su discípulo, en la que a modo de confidencia le dice que el atentado de Madrid fue "un proyecto suyo" y que los "mártires" eran sus amigos.

- En otra comunicación mantenida con Mourat Chabarou, encarcelado en Bélgica por colaboración con organización terrorista, "El Egipcio" le dice que Serhane Ben Abdelmajid Fakhet alias "Serhane El Tunecino" --uno de los suicidas de Leganés-- y el acusado Fouat El Morabit estaban "con Dios".

- Otra alusión se produjo en una conversación en el domicilio: "El Egipcio" entrega una cinta de audio a Yahia y le dice que era la "que los jóvenes de Madrid escuchaban para vencer el miedo".

- Osman El Sayed enseñaba al joven a rezar e intentaba transmitirle los principios más radicales del islam, dijo.

- En su ordenador se localizaron páginas web con instrucciones sobre cómo fabricar bombas que quedaban introducidas en maletines y se activaban mediante teléfonos móviles. "Había fotos de los artefactos bajadas de la páginas".

- Reconoció que "El Egipcio" no intentó contactar desde Italia con ninguna persona relacionada con los atentados de Madrid a partir de su llegada a Milán, en febrero de 2004.

COORDINADOR DE LA DIVISIÓN GENERAL DE INVESTIGACIONES ESPECIALES DE ITALIA (DIGOS)

- Indicó hoy que el acusado tuvo, en una de las conversaciones con su discípulo Yahia, una reacción verbal "muy violenta" contra el entonces presidente italiano, Silvio Berlusconi, y el ex presidente español José María Aznar. "El Egipcio" echó la culpa a Aznar de los atentados por el apoyo prestado al presidente norteamericano George Bush en Irak.

- Empezó a insultar a Berlusconi, entonces presidente, y también habló contra Bush, justificando los atentados de Madrid", indicó el agente que agregó que "en su delirio" "El Egipcio" llegó a decir que la culpa de la masacre la tenía "el presidente Aznar por el apoyo que había dado al presidente Bush".