18/11/06

La AVT cita como testigos en su escrito de conclusiones provisionales a siete etarras

Asegura en su escrito que "no se conoce toda la verdad" y se pregunta por qué había que exculpar a ETA

18-11-06 - Jorge A. Rodríguez (EL PAíS)

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), en nombre de los familiares de cinco muertos y 13 heridos de los atentados del 11-M, presentó ayer su escrito de acusación en el que pide casi 300.000 años de cárcel para los implicados, aunque deja la puerta abierta a que surjan otros implicados "desconocidos", que ya da por sentado que no van a tener relación alguna con Al Qaeda. La AVT solicita la comparecencia de 260 testigos, entre los que se encuentran siete etarras, uno de ellos Henri Parot, siempre anatemizado por la asociación que preside Francisco José Alcaraz y que ahora pretende que testifique para refrendar la tesis conspirativa de que el 1-M fue una coproducción entre, al menos, ETA y terroristas islamistas.

El escrito de acusación hace parcialmente suya la calificación de la fiscal del caso, Olga Sánchez, salvo la supuesta motivación del atentado. Para la AVT, la matanza "nada tenía que ver con la presencia de tropas españolas en los conflictos internacionales de Afganistán ni de Irak". La asociación calca la tesis del PP, con el que se manifestará el sábado que viene en Madrid en contra del Gobierno. "El atentado tenía como objetivo", dice, "la desestabilización del sistema democrático español, con la siembra del terror, el cambio de Gobierno con la inmediatez de las elecciones generales que se iban a celebrar, por cuanto éste era un firme baluarte de la lucha antiterrorista tanto en España como a nivel internacional".

La AVT cuestiona los informes elaborados para descartar la participación de ETA en los atentados, pese a que insistentemente los ha reclamado, lo mismo que el PP, la Cope y El Mundo. En el escrito se cita para declarar como testigos a los etarras Irkus Badillo y Gorka Vidal, que fueron detenidos en Cañaveras (Cuenca) con una furgoneta bomba dirigida a Madrid, el 28 de febrero de 2004, el día antes de que partiera hacia la capital desde Asturias la caravana de los islamistas. También cita a Beñat Barrondo, cómplice de los de Cañaveras, pero detenido en Llodio (Álava).

Igualmente cita a cuatro etarras cuyas direcciones en prisión tenía en su poder el argelino Abdelkrim Bensmail, miembro del Grupo Islámico Armado (GIA) y mano derecha de Allekema Lamari, muerto en suicidio en Leganés, aunque la AVT cuestiona la causa de la muerte. Los etarras citados son Henri Parot, Harriet Iragi, Fernando Irakula Albizu y Jorge García Sertucha. Todos estaban presos desde años antes del 11-M y con sus comunicaciones intervendas. También reclama que sean testigos islamistas presos en Marruecos, Francia, Bélgica e Italia.


La AVT dice en su escrito que "no se conoce toda la verdad" y se pregunta por qué había que exculpar a ETA

17-11-06 - Europa Press

La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) presentó hoy ante la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional su escrito de calificación sobre los atentados del 11-M, en el que sostiene que "no se conoce toda la verdad" sobre la masacre y se pregunta por qué ha existido la "necesidad" de exculpar a "otra organización terrorista", en referencia a ETA.

La AVT solicita un total de 296.666 años de prisión para los 29 procesados, cerca de 25.000 años más de la petición de la fiscal Olga Sánchez. Además, esta asociación se remite a los hechos descritos por la fiscal aunque critica la forma en la que investigó los hechos junto con el juez instructor, Juan del Olmo.

Además, considera que no ha resultado "comprensible" que se realizasen informes para "determinar" que ETA no había participado en los atentados: "Si la tesis que se deduce de las investigaciones es y ha sido que la autoría se vinculaba con terroristas islamistas, ¿qué necesidad ha existido de exculpar a otra organización terrorista?", pregunta.

Según la AVT, "la búsqueda de la exoneración" de ETA, "desgraciadamente, ha creado la apariencia de que se pretendiera dirigir la investigación según determinados posicionamientos políticos".

Además, pese a remitirse a su descripción de los hechos, critica que la fiscal incluya "alusiones" a las políticas "de unos determinados gobiernos", en referencia a los del PP, "para tratar de justificar cuáles fueron los motivos de unos terroristas". También se refiere a la forma "absolutamente reservada y monopolística" en la que el Ministerio Público y el juez Del Olmo realizaron la instrucción, lo que "ha llevado al entendimiento de que no cabía ninguna dirección en la investigación diferente a la marcada".

También afirma que "no resulta ni meridianamente comprensible que no se haya podido determinar" el tipo ni la cantidad de explosivo utilizado en la matanza y asegura que la AVT "no recuerda" ningún juicio contra ETA en el que no se haya identificado el explosivo utilizado.

ALGO "HUELE MAL" Tampoco considera "creíble" que "un elemento de la importancia" de la mochila de Vallecas estuviese "fuera de control" y no "bajo la vigilancia de la autoridad judicial". "Es evidente que esta falta de atención también ha creado la sensación de que algo "olía mal" en la investigación", sostiene.

La AVT concluye su escrito afirmando que será en el juicio cuando se podrán "aclarar las dudas y contradicciones que se han generado desde la ejecución de los atentados" y sostiene que "sin duda" se celebrará otra vista oral contra "aquellas otras personas a las que la actual investigación no ha podido llegar".

Su escrito consta de 19 páginas (aunque con los anexos son 70 páginas), lejos de las más de 250 páginas del escrito de la fiscal, de las cerca de 200 de la Asociación 11-M Afectados de Terrorismo, presidida por Pilar Manjón, o las más de 350 de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M.

El principal acusado por la AVT es el ex minero José Emilio Suárez Trashorras, para quien solicita una condena de 42.350 años de prisión. Para los tres presuntos autores intelectuales de los atentados, Rabei Osman el Sayed "Mohamed el Egipcio", Hassan el Haski y Youssef Belhadj, pide condenas de 42.334 años de cárcel.

Para los presuntos autores materiales Jamal Zougam y Basel Gahlyoun solicita también una condena de 42.334, mientras que para el tercer presunto autor material, Abdelmajid Bouchar, pide 42.332 años de cárcel. Para el resto de procesados como integrantes o colaboradores de la célula islamista, la asociación pide penas que oscilan entre los 28 años de prisión para Otman el Gnaoui hasta los 6 años para Brahim Moussaten.

En cuanto a la "trama asturiana", salvo en el caso de Suárez Trashorras, las penas oscilan entre los 24 años que la AVT pide para Antonio Toro Castro y los 4 años que solicita para su hermana Carmen Toro.