13/4/06

Un experto antiterrorista descartó a ETA la misma mañana del 11-M, según el auto de procesamiento del juez instructor

13-04-06 - La Razón

Pocas horas después de los atentados, un policía especializado en la lucha antiterrorista ya descartó, tras analizar la furgoneta Renault Kangoo abandonada por los terroristas junto a la estación de Alcalá de Henares (Madrid) que la banda terrorista ETA estuviera vinculada a la matanza. Así consta, al menos, en el auto de procesamiento del juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo en el apartado referente a la localización de este vehículo aparcado en la calle Infantado que había sido previamente sustraído. Un agente declaró al magistrado el 29 de junio de 2004 que «una vez en Alcalá se acercó a la furgoneta, dado que pertenece al Grupo de ETA dentro de la Brigada Provincial de Información de Madrid, para controlar determinados indicios que pudieran vincularla con actividades terroristas; al comprobar la furgoneta advierte que no se dan los elementos exteriores identificativos respecto de la materia de la que es especialista (ETA)».

Pero un superior suyo explicó al magistrado que hasta que la furgoneta fue trasladada a las instalaciones policiales de Canillas «el único que entró en la misma fue el perro de la Unidad Canina, para detectar si había o no sustancias explosivas en el interior de la misma». Su función, por tanto, se limitó a asegurar «que los elementos de prueba que pudieran existir en el interior de la furgoneta no se vieran alterados». La inspección duró tres o cuatro minutos y una vez terminada «se procedió a precintar la puerta trasera».

La Renault Kangoo figuraba como robada en el banco de datos de la Policía y un testigo había avisado al 091 para explicar que antes de los atentados vio bajar del vehículo a gente «que llevaban bolsas y que podían tener relación con los atentados de las estaciones de tren de cercanías». Una vez examinada en Canillas, en su interior se halló una cinta de casete con inscripciones en árabe y una bolsa de plástico azul bajo el asiento que contenía «lo que parecían ser varios detonadores». También se hallaron restos de explosivos que permitieron a la Policía seguir la pista hasta la Goma 2-Eco utilizada en la matanza, a través de la empresa Unión Explosivos-Ensign Bickford (antes denominada Unión Española de Explosivos), «el único productor de Goma 2-Eco», un rastro que le condujo hasta la «mina Conchita», de donde se sustrajeron.


2 comentarios:

ciberingenuo dijo...

¿Cómo se llama el experto antiterrorista?

Anónimo dijo...

Debiais publicar la opinion del profesor Ron Geaves de la Universidad de Chester, sobre el 11-M