20/6/05

El juez Del Olmo vincula a los autores del 11-M con la resistencia iraquí

  • La policía analiza la posible relación de Abu Musab Al Zarqaui, líder de Al Qaeda en Iraq, con el 11-M (15-6-05)

  • 20-06-05 - EFE

    El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo asegura que 'cabría vincular al Grupo Islámico Combatiente Marroquí -considerado autor del 11-M- como grupo relacionado con Ansar El Islam y la red Al Qaeda en Europa, y con ramificaciones y contactos en distintos países, alcanzando el territorio iraquí'.

    Así lo asegura el magistrado en un auto notificado hoy en el que ordenó el ingreso en prisión incondicional de cinco de los detenidos en relación con el 11-M en una de las dos operaciones contra el terrorismo islamista desarrolladas la semana pasada, y acusó a dos de ellos de 'inducción al suicidio terrorista'.

    Por otra parte, el juez de este tribunal Fernando Grande-Marlaska ordenó el ingreso en prisión incondicional de seis de los detenidos en la segunda operación, denominada 'Tigris' y en la que fue desarticulada una red vinculada a la organización Ansar El Islam del jordano Abu Musab Al Zarqawi dedicada a la captación y el envío de muyahidines a Irak para que se inmolaran en acciones suicidas.

    Del Olmo imputó a Mohamed Larbi Ben Sellam y a Abdenneri Essebbar los delitos de integración en organización terrorista islámica e inducción al suicidio terrorista, mientras que a Mohamed El Idrissi, Hassan Amrani Boukhorza y Driss Belhadi les acusó de un delito de colaboración con organización terrorista.

    Según este magistrado, El Idrissi 'ha realizado comportamientos claramente orientados a dirigirse a la lucha personal mediante su traslado a Irak', labor en la que habrían intervenido, 'incitándole y apoyándole', Ben Sellam y Essebbar.

    Este último, junto a Driss Belhadi y Hassan Amrani, se dedicaría 'a la captación, cobijo y traslado de personas que estarían dispuestas a intervenir en actuaciones presuntamente delictivas (terrorismo) en determinados países (Irak)'.

    Por otra parte, el juez dice que Ben Sellam aparece directamente vinculado a los atentados del 11-M 'no sólo por sus relaciones y contactos previos con presuntos implicados, sino por su comportamiento de huida de Madrid en el mes de marzo de 2004' y por la localización de una de sus huellas en un libro encontrado en el desescombro del piso de Leganés donde se suicidaron 7 terroristas.

    También El Idrissi mantuvo contactos con dos de los detenidos en relación con la masacre, Fouad El Morabit y Abderrahim Zbakh, según ha revelado el rastreo de las llamadas efectuadas y recibidas por su teléfono móvil.

    Tanto Ben Sellam como El Idrissi intervienen, además, en las gestiones realizadas por el grupo para que uno de los presuntos autores del 11-M que se encuentra en busca y captura, Mohamed Afalah, de quien se sospecha que pudo inmolarse en Irak en mayo pasado en una acción suicida, se pusiera en contacto con su familia.

    Así, el juez afirma que, por indicación de Ben Sellam, El Idrissi adquirió un teléfono móvil que entregó a un cuñado de Afalah, con instrucciones para que se lo hiciera llegar al padre de éste.

    Ese teléfono recibió luego varias llamadas desde un número que comenzaba por las cifras 8821-6, correspondientes a la compañía internacional de operadoras de telefonía Thuraya, con cobertura en todo el mundo y que tiene su sede en los Emiratos Arabes Unidos.

    Pero, además, Del Olmo considera que Ben Sellam y Essebbar dispusieron todo lo necesario para enviar a El Idrissi a Irak.

    El pasado 14 de mayo, y después de que Ben Sellam le preguntara 'si tenía preparado el ticket del viaje', El Idrissi fue conducido por Essebar al intercambiador de transportes de la madrileña Avenida de América, donde cogió un autobús hacia Barcelona, ciudad en la que fue recogido por otro de los imputados, Belhadi.

    'Durante todo ese día 14 de mayo de 2005, Abdenneri Essebbar estuvo alentando a Mohamed El Idrissi en su voluntad de trasladarse a Irak para participar en acciones violentas suicidas, llegando a ponerle el himno de la Yihad a través del teléfono', asegura Del Olmo.

    En el auto, este juez decreta la prisión de Ben Sellam también en la causa que investiga Grande-Marlaska, que este lunes terminó de interrogar a los catorce detenidos en relación con la organización Ansar El Islam.

    Según informaron fuentes jurídicas, seis de ellos han ingresado en prisión incondicional, cinco acusados de un delito de integración en organización terrorista y uno de colaboración.