18/9/05

Principales ideólogos o "autores intelectuales" del 11-M

  • Autoría del 11-M según el sumario judicial de la Audiencia Nacional y la investigación policial

  • Está entrada se basa en diversas noticias publicadas hasta marzo de 2006. Los datos pueden ser imprecisos e inexactos. Tras la conclusión del sumario del 11-M, la Instrucción acusa de "un presunto delito de conspiración para delito de terrorismo del artículo 579 del Código Penal” a Rabei Osman El Sayed Ahmed 'Mohamed El Egipcio', Hassan El Haski 'Abu Hamza' y Youssef Belhadj 'Abu Dujan Al Afgani'.

    En un segundo nivel destacarían Sarhane ‘El Tunecino’ como líder ideológico de la célula y Jamal Ahmidan, ‘El Chino’ o 'Mogwli' como líder operativo y financiero.

    Lo que sigue es un conglomerado de informaciones publicadas hasta marzo de 2006:


    Tanto el firmante del fax reinvindicativo enviado por Abdelmajid Bouchar al diario ABC (manuscrito por 'El Tunecino'), como el comunicante que hizo llegar una cinta de vídeo a la cadena de televisión autonómica Telemadrid, se hizo indentificar bajo el seudónimo de 'Abu Dujan Al Afgani' (el compañero Dujan 'el afgano').

    Al Afgani podría ser el apodo con el que se conoce a aquellos muyaidines que han conbatido en Afganistán, un perfil en el que encajaría perfectamente, por ejemplo, Amer El Azizi.

    El comisario Rafael Gómez Menor, experto en terrorismo islamista, reveló durante el juicio contra la célula española de Al Qaeda que el presunto jefe de este grupo, Imad Eddin Barakat, 'Abu Dahdah', mantuvo vínculos desde al menos 2001 con el individuo conocido bajo el alias de 'Abu Dujan al Afgani'. Para Gómez Menor, Youssef Belhadj es quien presumiblemente se ocultaba tras esa identidad.

    En una conversación grabada por la policía, mantenida el 11 de julio de 2001, Abu Dujan se encuentra en una cabina telefónica del barrio madrileño de Lavapiés y habla por teléfono con 'Abu Dahdah', que se encuentra a su vez con Amer El Azizi. De esta conversación se pueden extraer dos sencillas conclusiones: queda excluida la posibilidad de que Abu Dujan sea la identidad de Amer Azizi, y queda demostrado que 'Abu Dahdah' líder de los Soldados de Alá, célula de Al Qaeda en España, mantuvo vínculos con la persona en nombre de quien se reivindicó el 11-M.

    Abu Dujan o Abu Dujana es en realidad el nombre de un legendario soldado del profeta Mahoma que se utiliza con frecuencia en círculos fundamentalistas. Abú Dujana Samak Ben Jarsa, que al parecer era reconocido por una cinta roja que llevaba en la cabeza, luchó junto a Mahoma y se distinguió por su bravura en los combates. Según se cuenta, Mahoma desenvainó su espada durante la batalla de Uhud y pidió un hombre que la blandiera contra el enemigo. Abu Dujana se adelantó, la tómó y juró destruir a los enemigos del Islam.

    Al día de hoy y a la espera del auto de procesamiento, aun se desconoce con exactitud la identidad o identidades que se esconden bajo el citado sobrenombre: 'Abú Dujana Al Afgani', portavoz militar del Gupo Ánsar (partidarios) Al Qaeda en Europa.

    A lo largo de la investigación se han barajado diferentes posibilidades: Amer El Azizi, Mustafá Setmarian, Mustafá el Maymouni, 'Mohamed el Egipcio', Youssef Belhadj, un colectivo formado por una célula local del GICM o el propio Serhane 'El Tunecino'.


    Serhane Ben Abdelmajid Fakhet, 'El Tunecino'

    'El Tunecino', es considerado el líder operativo, coordinador y cerebro de la célula terrorista que perpetró el 11-M, falleció en el suicidio colectivo de Leganés.

    Los servicios de Información le han llegado a considerar el portavoz militar de Al Qaeda en Europa ('Abú Dujan Al Afgani'), en cuyo nombre se reivindicaron los atentados de Madrid. Otra de las teorías sopesadas en el tramo final de la investigación es la posibilidad de que en realidad 'Abu Dujan Al Afgani' no sea en realidad la identidad de una persona en concreto, sino de un colectivo.

    Las investigaciones judiciales confluyen en que en el 11-M aparecen implicados tres grupos bien definidos: el liderado por Jamal Zougam, propietario del locutorio de Lavapiés y que proporcionó los teléfonos utilizados para activar las bombas de los atentados; el de Jamal Ahmidan, El Chino, formado en Villaverde, y el identificado en torno a Serhane El Tunecino, formado a su vez por dos grupos: el constituido por Mustafá Maymouni y el liderado por 'Mohamed el Egipcio', junto a algunos individuos vinculados a la célula de Imad Eddin Barakat Yarkas, 'Abu Dahdah', desarticulada en 2001. El único nexo de unión entre los grupos investigados es Serhane El Tunecino.

    Serhane según el sumario se encargaría de buscar medios y gente para su misión: "atentar en España como reacción a la posición en el conflicto de Irak".

    La Policía asegura que, desde mediados de 2003, El Tunecino comenzó a hacer "expresas manifestaciones" sobre la preparación de un atentado en Madrid, a raíz de los comunicados difundidos por Al Qaeda. "Sarhane veía los mensajes del grupo de Bin Laden a través de algunos canales de televisión árabes".

    El Tunecino tenía en su poder textos originales de soflamas de Osama Bin Laden, que repartía para su adoctrinamiento a los miembros del comando. Los textos eran en ocasiones cuestionarios enviados por e-mail, con preguntas muy concretas, que eran contestadas por algún miembro de Al Qaeda. Las reuniones eran amenizadas con vídeos de asesinatos de soldados rusos en Chechenia, emboscadas en Argelia o entrenamientos de terroristas en Afanistán.

    En el verano de 2003, Serhane se declaraba salafista de la doctrina Takfir Wal-Hijra, la misma que se le atribuía a Mohamed Atta, el supuesto jefe del comando que perpetró los ataques contra las Torres Gemelas y el Pentágono; y ya no ocultaba su intención de cometer un gran atentado en España. Así se lo contaron al juez al menos cuatro implicados en el 11-M. En las reuniones que se celebraban en casa de otro detenido, Faisal Allouch, se llegó a escuchar de boca del Tunecino que con los miles de personas que estaban muriendo en Irak por el ataque combinado anglo-estadounidense tampoco pasaba nada si morían unos centenares en Europa.

    Serhane Ben Abdelmajid Fakhet, 'El Tunecino', es además el autor del fax reivindicativo del 11-M que el 3 de abril del 2004 llegó a la redacción del diario ABC.

    El Tunecino fue "clave" en el entramado de los atentados por ser la persona "con más capacidad intelectual, religiosa y de liderazgo".



    Imad Eddin Barakat Yarkas, 'Abu Dahdah'

    En noviembre de 2001, la policía detuvo en Madrid a Imad Eddin Barakat, Abu Dahdah, presunto jefe de Al Qaeda en España. Este sirio de 40 años dirigía a los Soldados de Alá, un grupo de radicales islamistas fundado por Anwar Adnan Mohamed Saleh, ' Chej Salah', que repartían propaganda en la mezquita madrileña de Abu Baker, enviaban muyahidin a Bosnia, Chechenia y Afganistán y financiaban presuntamente a Al Qaeda a través de varias ONG.

    La policía creyó que el grupo estaba desarticulado, con sus principales dirigentes en prisión o huidos, y sus entrañas al descubierto. La investigación sacó a la luz los vínculos que Abu Dahdah y sus hombres mantenían con Mohamed Atta y los miembros de la célula de Hamburgo que perpetraron el atentado en Nueva York del 11-S. En el Ministerio del Interior se celebró el descubrimiento, fruto de una investigación judicial y policial de ocho años, pero el grupo estaba todavía vivo y resucitó.

    A Abu Dahdah se le unirían en 2000 un grupo de musulmanes asentados en Madrid, seguidores de Tabligh al Dawa, en ella estaban, entre otros, Khaled Zemini Pardo, Jamal Zougam; Serhane 'El Tunecino', Mustafa el Maymouni y Amer El Azizi.

    Varios de los principales autores de la matanza de Atocha eran hombres de confianza de Abu Dahdah. Según un informe policial, tras la detención del sirio en España y de Mustafá el Maymouni, otro de sus cabecillas, en Marruecos, 'El Tunecino', se constituyó en el principal referente de los radicales islamistas. Él y otros miembros vinculados a la antigua célula de Abu Dahdah captaron a nuevos integristas y, "movidos quizás por las detenciones de sus correligionarios, así como imbuidos por la fatwa (edicto religioso) de Osama Bin Laden sobre la ocupación de Irak, decidieron pasar a la acción y ejecutar los atentados del 11-M". Abu Dahdah no sólo ha negado cualquier relación con el atentado, además lo ha condenado públicamente.

    En septiembre de 2005, Abu Dahdah fue condenado por la Audiencia Nacional a 27 años de prisión como responsable de la célula de Al Qaeda desarticulada en España tras el 11-S. El tribunal le atribuyó un delito de integración en organización terrorista en grado de dirigente, por el que le impuso 12 años de cárcel, y por conspiración para cometer delito de homicidio terrorista, por el que le castigó con otros 15 años de cárcel.
    Finalmente, en junio de 2006, El Tribunal Supremo decidió rebajar su condena de 27 a 12 años.

    Imad Eddin Barakat, es la fuente de inspiración del radicalismo islámico en España. De la célula islamista que dirigió durante siete años surgieron los yihadistas que apoyaron el 11-S, los que participaron en los atentados de Casablanca y también los protagonistas del 11-M.

    Según las propias palabras del comisario Rafael Gómez Menor, experto en terrorismo internacional, durante su intervención en la comisión parlamentaria de investigación del 11-M: "Si por autor intelectual entendemos la persona que ha conformado todo un grupo, que ha preparado a todo un grupo, que les ha adiestrado ideológicamente, que les ha enviado a prepararse militarmente y de forma terrorista a Afganistán, ése es 'Abu Dahdah', sin lugar a dudas. Hay muchos indicios y muchas conexiones".





    Mustafá Setmarian Nasar, 'Abu Musab al Asuri'

    Mustafá Setmarian Nasar, alias Abu Musab al Asuri, está procesado en rebeldía por su implicación en la primera célula de Al Qaeda en España. La Audiencia Nacional le considera el fundador y por tanto antecesor de 'Abu Dahdah' al frente de dicha célula.

    La policía española investiga si Mustafá y su importante red de islamistas radicales en España prestaron algún apoyo a la cumbre que Mohamed Atta y Ramzi Binalshibh, el autor y el coordinador del 11-S, celebraron en Tarragona semanas antes del ataque terrorista. También si tuvo algo que ver con "con la ideación, preparación y ejecución" de la matanza del 11-M.

    Recientemente, en septiembre de 2005, un testigo protegido identificó a Setmarian como uno de los autores materiales del atentado islamista de 1985 contra el restaurante El Descanso en Madrid. La Audiencia Nacional ha reabierto la causa.
    La investigación sobre el atentado en El Descanso se había archivado provisionalmente por falta de autor conocido, ya que en el sumario sólo figura la reivindicación hecha en su día por la organización Yihad Islámica.

    El paradero de Setmarian era un misterio. Algunos le situaban en Irak junto al terrorista jordano Abu Musab al Zarqawi, pero las fuentes policiales y judiciales consultadas coincidían en su proximidad a Bin Laden. "Su apariencia occidental y el pasaporte español que porta pueden haberle facilitado el cruce de fronteras internacionales".

    El 3 de noviembre de 2005 fue finalmente detenido en Pakistán. La Audiencia Nacional ha anunciado que solicitará su extradición a Pakistán.

    Aunque el juez que instruye el 11-M solicitó en octubre de 2004 a la Policía información sobre Setmarian, pues una de las líneas de investigación le apuntaba como posible ideólogo de los atentados de Madrid, fuentes policiales y jurídicas afirman que de momento no hay "elementos objetivos" para vincularle con los atentados de Madrid y que es reclamado en España sólo por su relación con el 11-S.

    Tras su detención en Pakistán, la esposa de Setmarian ha denunciado su desaparición ya que sospecha que su marido ha podido ser trasladado a Guantánamo (Cuba) o enviado a una de las cárceles secretas que el Gobierno de EE UU ha creado en diversas partes del mundo.

    En marzo de 2006, Pakistán confirmó que el terrorista sirio se encuentra detenido y bajo custodia de las fuerzas de seguridad paquistaníes, según indicó un responsable paquistaní que pidió el anonimato y que no quiso dar más detalles sobre cuándo o dónde fue detenido.



    Amer El Azizi, 'Outhman Al Andalusi'

    Amer El Azizi es considerado "el jefe militar de Al Qaeda en Europa". Este marroquí, amigo personal de 'El Tunecino' y mano derecha de 'Abu Dahdah' como número dos de los Soldados de Alá, mantuvo contactos con los presuntos autores materiales de los atentados del 11 de marzo. Sus huellas fueron halladas en la casa de Morata de Tajuña en la que se planificó y preparó la masacre. Actualmente pesa sobre él una orden de busca y captura.

    Azizi fue captado y radicalizado por Abu Dahdah, quien le envio a entrenarse al campo afgano del Mártir Abu Yahyia, donde coincidió con Karin el Mejatti, Abu Ilyas.

    En octubre de 2000, Azizi fue arrestado en Estambul (Turquía), entonces punto de paso obligado para los combatientes islamistas que iban o venían de Afganistán. Se encontraba en compañía de Said Berraj 'Said el Mensajero', uno de los presuntos autores materiales del 11-M. Ambos fueron expulsados del país, pero Azizi regresó a Madrid. Amer llegó totalmente radicalizado y empezó a lanzar su prédica entre su antiguo grupo de amigos, como El Maymouni y el Tunecino.

    Amer El Azizi huiría de España de forma escurridiza, disfrazado de mujer, en noviembre de 2001, tras la desarticulación de la célula española de Al Qaeda.

    Tras la detención de Abu Dahdah, El Azizi participó en febrero de 2002 en la reunión de Estambul en la que los dirigentes de los grupos islámicos combatientes libio, marroquí y tunecino acordaron que la yihad debía realizarse en los lugares donde se residía. El acuerdo, según varios servicios de inteligencia, se hizo "bajo el manto de coordinación de Al Zarqawi y situó "a Marruecos y a España como objetivos". En Estambul se reuniría con 'El Tunecino' para hablar de los planes terroristas, según fuentes de la investigación. A esta reunión acudiría también Said Berraj, huido del 11-M.

    Dos de los doce testigos protegidos en la investigación judicial afirman que un marroquí "llamado Amer" organizó el ataque. El "organizador" de los atentados fue "un tal Amer", que "había estado en Afganistán" experto en informática y que vivía en Francia.

    Se le considera un alto dirigente de la red norteafricana de Al Qaeda. El día del suicidio colectivo de Leganés, fue reconocido por una testigo fiable cerca del piso de los terroristas (en Fuenlabrada). Es buscado por su relación con la célula de Al Qaeda en Madrid y por su supuesta vinculación con los atentados de Casablanca.

    Amer El Azizi, considerado uno de los jefes de Al Qaeda para Europa, participó en las reuniones preparatorias del 11-M en casa de Faisal Allouch. Según las investigaciones, 'Outhman Al Andalusi' sería la conexión entre los grupos de extremistas marroquíes que sirvieron como 'soldados rasos' en los atentados de Madrid y las tropas de Al Qaeda, a las que él pertenece, lo cual demostraría que los atentados del 11-M estaban más organizados de lo que se pensaba en un primer momento.

    Un informe de octubre de 2004 de la Comisaría General de Información de la policía, apuntaba a la posibilidad de que 'Abu Dujan Al Afgani' pudiera ser un apodo más de Azizi: "Es operativo al ciento por ciento, está relacionado con el reclutamiento de muyahidin en Afganistán, conoce España perfectamente, está casado con una española y se ha relacionado intensamente con el grupo de los religiosos radicales del barrio de Lavapiés. Era mano derecha de Abu Dahdah (...)".



    Omar Mahmud Othman, 'Abu Qutada'

    Abu Qutada encarna el islam más radical de Reino Unido. Tanto Abu Dahdah como Mustafá Setmarian (funadadores de la célula española de Al Qaeda) son considerados amigos personales del imán palestino. Sus soflamas a favor de Osama Bin Laden y sus llamamientos a la guerra santa le convirtieron en el embajador de Al Qaeda en Europa y un referente espiritual para los grupos terroristas. Jamal Zougam y El Tunecino lo admiraban.

    Durante años fue redactor jefe de la revista Al Ansar afin al grupo terrorista GIA editada en el Reino Unido. Precisamente su amigo Mustafá Setmarian fue director y máximo responsable de la misma.

    Abu Qutada es considerado el líder espiritual y patrocinador de Al Qaeda, el GIA, el Grupo Combatiente Tunecino, el Grupo Salafista Para La Predicación y el Combate (GSPC); y por extensión de las células locales durmientes de radicales islamistas asentadas en España, incluida la del 11-M.

    Omar Mahmud Othman fue detenido el 23 de octubre de 2002 y puesto de nuevo en libertad en marzo de 2005.



    Hassan el Haski, 'Abu Hamza'

    Hassan el Haski fue arrestado el pasado 17 de diciembre en Lanzarote (Canarias), y es considerado uno de los líderes del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) junto a Youssef Belhadj.

    La célula del GICM desarticulada en diciembre de 2004 por el Cuerpo Nacional de Policía en Lanzarote dirigía y coordinaba desde Canarias toda la actividad terrorista de los extremistas marroquíes en Europa, según fuentes de la investigación.

    Hassan El Haski "estaba empezando a constituir desde un lugar seguro (Lanzarote) una nueva estructura en Europa, con la intención de hacerse con el liderazgo absoluto en el continente".

    El juez del Olmo acusa a Hassan el Haski de intervenir como jefe militar del GICM para Europa en "la ideación, preparación y realización efectiva" del 11-M.

    Del Olmo le acusa de 191 asesinatos consumados, al menos otros 1.000 en grado de tentativa, estragos terroristas e integración en organización terrorista islamista. Es la misma acusación bajo la que el juez instructor ha enviado a la cárcel a quienes ha considerado autores materiales de la cadena de atentados de Madrid.

    En noviembre de 2005, Attila Turk, un islamista preso en Francia tras haber reconocido su pertenencia al Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), confirmó que Hassan El Haski diseñó un plan de atentados en Europa para Al Qaeda. "Me dijo que conocía a Djamel (Jamal) Zougam, el que había hecho los atentados (...) dijo que había sido su grupo de marroquíes en España quien había dado el golpe. Dijo que era su jamaa (grupo) quien había hecho eso y yo noté su cambio antes y después de los atentados".

    En el sumario constan declaraciones de Turk en las que éste asegura que El Haski "huyó de España antes de los atentados, ya que me imagino que sabía lo que iba a pasar". Según Turk, antes de los atentados, El Haski "estaba muy nervioso y quería algún sitio para esconderse". Tras los atentados, "se quedó tranquilo, como si ya no tuviera importancia lo que le pudiera pasar, y si le detenían no tenía importancia".

    De ser cierta la declaración, El Haski, habría elaborado un plan de atentados, que incluiría los de España y Casablanca (Marruecos) y otros en Francia y Países Bajos (el asesinato de Theo Van Gogh). Su papel en el GICM también ha sido confirmado por un preso en Bélgica, quien asegura que cada vez que se producía la detención de un islamista "se ponía a resguardo".



    Youssef Belhadj

    Youssef Belhadj fue considerado hace meses el 'portavoz militar de Al Qaeda en Europa' (Abu Dujan Al Afgani), tras su detención en Bruselas su papel se ha ido rebajando hasta el de un mensajero de la jefatura de la red de Bin Laden en España.

    Es sabido que Belhadj llamó por teléfono en 1996 a 'Abu Dahdah', identificándose como 'Abu Dujan'. Asimismo, familiares suyos han reconocido que 'Abu Dujan' era uno de los apodos utilizados por Youssef. En cambio, resultado de la investigación belga, se obtuvieron varios efectos, entre ellos teléfonos, algunos de los cuales contenían una serie de nombres y teléfonos significativos en la investigación de los atentados de Madrid, como Abu Dojanah (por Abu Dujan)". Es decir, que Belhadj tenía el número de teléfono de alguien al que conocía bajo esa identidad.

    Se le considera uno de los líderes del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), que integrado en el Movimiento Salafista Jihadia es la principal franquicia de la red Al Qaeda en Europa, con un papel esencial en el 11-M y el atentado de Casablanca en mayo de 2003.

    Belhadj se encontraba en libertad condicional desde junio de 2004. Está inculpado desde marzo del pasado año por formar parte de una célula del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), al que se apunta como organización responsable de la masacre de Madrid.

    Según el juez belga Daniel Fransen, Youssef Belhadj era el eje de un entramado terrorista "cuyo objetivo sería hacer que volvieran a Europa personas que hubieran seguido entrenamientos paramilitares en campos relacionados con Al Qaeda en Afganistán y extraer de Marruecos islamistas radicales buscados en ese país".

    Youssef Belhadj compró un móvil en Bélgica al día siguiente de la emisión de un vídeo en Al Jazira en el que Bin Laden amenazaba a España. Para la compra del teléfono dio un nombre falso y esta fecha de nacimiento: 11 de marzo de 1921.
    Los investigadores consideran que no se trata de una fecha casual o aleatoria y que, por tanto, la fecha de comisión del atentado quedó preestablecida desde al menos el 19 de octubre de 2003. Respecto al año 1921, los investigadores destacan el contenido de la sura 21 del Corán: "Se acerca el momento en que los hombres deban rendir cuentas".

    Pero es más, Youssef Belhadj ya había comprado con anterioridad otro teléfono móvil. Entonces la fecha de nacimiento del titular que dio fue: 16 de mayo de 1985. Ese día pero de 2002 se produciría el atentado de Casablanca.

    Belhadj habría pasado por España un mes antes de los atentados del 11-M, poco antes de la masacre se marchó precipitadamente tras haber residido en Leganés y Getafe. Además parece estar acreditado que mantuvo contactos con autores materiales del 11-M y que ayudó a huir a Mohamed Belhadj y Mohamed Afalah.

    Según una resolución dictada por el juez Del Olmo en febrero de 2005, Youssef Belhadj utiliza el alias Abu Dujanah al Afgani, "siendo muy probablemente a quien se refería la reivindicación del 11-M efectuada en cinta de vídeo pocas horas después de los atentados. Youssef Belhadj ha sido identificado, por sus propios familiares, como miembro de Al Qaeda, y su actividad ha quedado determinada a la captación y envío a Afganistán de voluntarios musulmanes ávidos de hacer la yihad".

    "Ha quedado constatada", dice el juez, "su presencia en España hasta días antes de los atentados, así como su relación directa con algunos de los huidos por dichos hechos. Su relación con individuos enmarcados en el grupo de Lavapiés también ha quedado determinada, entre ellos con Driss Chebli, en donde curiosamente también estaban sus sobrinos Brahim y Mohamed Moussaten. A través de Mohamed Afalah, y del contacto de éste con Driss Chebli, gracias a la pertenencia de ambos al grupo de Madrid de Mustapha Maymouni, se ponen en contacto Youssef Belhadj con Sarhane el Tunecino, vinculando así también a los grupos que aparecen en torno a éste último".

    Según la citada resolución, Mohamed Afalah introdujo a Allekema Lamari, uno de los suicidas de Leganés, en el grupo de Lavapiés. "Si tenemos en cuenta", dice el juez, "que Mohamed Afalah introduce también a Youssef Belhadj en el círculo de Sarhane El Tunecino, a través de Driss Chebli, y que él mismo estaba inmerso, mediante los Moussaten y Belhadj en el GICM, se puede deducir que este grupo terrorista marroquí ha tenido un papel importante en el 11-M".

    Del mismo modo, Belhadj ha sido vinculado con los atentados de Casablanca y el asesinato del cineasta Theo Van Gogh. El 1 de abril de 2005 llegó a España extraditado desde Bélgica.



    Mohannad y Moutaz Almallah Dabas


    A Mohannad Almallah Dabas y a su hermano Moutaz se les relaciona con la captación de jóvenes radicales islamistas en España para su posterior envío al extranjero, albergándoles entre otros lugares en una vivienda sita en la calle Virgen del Coro de Madrid.

    Un informe policial asegura que los atentados del 11-M "posiblemente no se hubieran producido" sin la labor de "reclutamiento, adoctrinamiento y dirección" de los hermanos Moutaz y Mohannad Almallah Dabas, nacidos en Siria pero nacionalizados españoles. Los hermanos Almallah, especialmente Moutaz, tienen "una vinculación directa con Al Qaeda". Ambos mantuvieron contactos con Mohamed Bahaiah, Abu Khaled, considerado el "correo personal de Osama Bin Laden para Europa", y con Omar Mahmoud Othman, Abu Qutada, "líder carismático de los grupos salafistas del norte de África".

    Los investigadores de la Unidad Central de Información Exterior aseguran que los dos hermanos estaban "doctrinal e ideológicamente por encima" del resto de los supuestos autores del 11-M, lo que les convierte en "un referente fundamental en la creación del 11-M".

    Las investigaciones arriman a Mohannad (que se afilió al PSOE en junio de 2004 y fue expulsado tras ser detenido por segunda vez) y, sobre todo, a Moutaz a lo que se ha venido en denominar "autoría intelectual" del 11-M. La policía justifica este papel porque ambos "participaron directamente" en la "radicalización de algunos autores del 11-M", aportando su "ideología, sus contactos y su apoyo logístico".

    Gozaban "de una situación de privilegio en el mundo del radicalismo islámico. Se les relaciona con Abu Dahdah y se les considera "por su posición y contactos con líderes de la red de Osama Bin Laden" como los individuos que "probablemente sustentaron ideológicamente los atentados".

    Moutaz, residente en Londres, tiene "un grado más alto de formación ideológica islámica que su hermano Mohannad". "La relación de control de Moutaz sobre Mohannad" se acrecentó por las relaciones del primero con Abu Dahdah y su "cercanía a líderes de Al Qaeda". Los investigadores creen que la detención de los hermanos, sobre todo de Moutaz, ha sido "fundamental para desactivar, al menos ideológicamente y de forma momentánea, el proceso" de formación de "nuevas células capaces de emular a la autora del 11-M".

    Para los investigadores, está clara "la doble vinculación de los Almallah, por un lado con Al Qaeda y, por otro, con el entramado directo del 11-M". Por ello, escriben: "Los hermanos Almallah representan el escalón más alto en la doctrina del 11-M".

    Los agentes antiterroristas dividen los preparativos del 11-M en "dos grandes columnas". Una la componen elementos "directamente vinculados al Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM)", agrupados con radicales de Lavapiés. La otra está encabezada por los hermanos Almallah junto a 'El Tunecino' y 'El Egipcio'. Éste, al igual que el dirigente del GICM Hasan El Haski, son los únicos que han presumido ante los suyos de la autoría del 11-M.



    Rabei Osman El Sayed Ahmed, 'Mohamed el Egipcio'

    "El hilo de Madrid soy yo", "Los que han muerto como mártires en Madrid eran mis queridísimos hermanos, ése era mi proyecto, un proyecto que me costó mucha paciencia y mucho estudio. Me llevó dos años y medio".

    Esta afirmación corresponde a 'Mohamed el Egipcio', detenido en Milán, y conseguida por la policía italiana, que tenía intervenido su teléfono.

    'El Egipcio' convivió un año en Madrid con 'El Tunecino' y con el marroquí Amer Azizi, considerado el responsable militar de Al Qaeda en Europa y sobre el que pesan dos órdenes de busca y captura.

    Rabei Osman Sayed Ahmed, que en su día fue oficial del Ejército egipcio y experto en explosivos, fue considerado en un primer momento de la investigación como uno de los principales 'cerebros' de los atentados del 11 de marzo en Madrid.

    En cambio, su papel en el 11-M ha ido perdiendo importancia en las últimas fechas, ya que aunque se sabe que conocía a varios de los miembros del comando y quizás parte de sus planes, muchos investigadores lo consideran "un bocazas", "que presume ante un acólito para darse importancia".

    Este exartificiero tras abandonar Madrid viajaría a París y Milán donde el 8 de marzo apagaría finalmente su móvil. Los investigadores consideraron esta técnica de aislamiento como una señal inequívoca que le situaba como el principal cerebro del 11-M. 'El Egipcio' intruyó al comando terrorista en la preparación y confección de las bombas y ayudó a aglutinar a los islamistas de la célula de Abu Dahdah aun sin detener pese a la Operación Dátil de 2001.

    "Yo formaba parte de esta operación, pero no me han informado de la hora crítica, por lo cual Dios me ha salvado". Todo indica que Rabei Osman fue apartado del grupo en el momento definitivo. Su ADN traído de Italia no coincide con ninguno de los encontrados en los escenarios del 11-M.

    Rabei Osman, calificado en ocasiones como un fanfarrón, estuvo preso en las cárceles de Abu Za Abal en Egipto y en la de Ottweiler en Alemania.

    Según un informe policial, 'El Egipcio' fue reconocido fotográficamente por una testigo "como uno de los individuos que frecuentaban la finca donde se reunían los terroristas autores de los atentados del 11-M, en Chinchón". "Este reconocimiento supone que El Egipcio podría haber estado en España el 6 y el 7 de marzo pasado, justo unos días antes de los atentados del 11-M".

    Las investigaciones apuntan a que 'El Egipcio" es integrante de la Yihad Islámica Egipcia, una de las semillas de las que nacería Al Qaeda, capitaneada por Al Zawahiri (hoy lugarteniente de Ben Laden). Rabei Osman, militante de Takfir Wal Hijra (Anatema y Exilio), está siendo juzgado en Italia.



    Allekema Lamari, 'Yassin'

    'El Tunecino', presunto coordinador de los atentados, habría dejado "la planificación operativa" de la masacre a Allekema Lamari, condenado por pertenencia al Grupo Islámico Armado (GIA); y a Jamal Ahmidan, 'El Chino'. El primero tendría la cualificación técnica para planificar la matanza, mientras el segundo tenía los contactos y los medios para conseguir los detonadores y explosivos que finalmente serían robados en Asturias.

    Lamari fue entre 1983 y 1988 agente dactilográfico de la Dirección General de la Seguridad Nacional argelina. Entró en España, tras vivir en Reino Unido y Francia, en 1990. En 1997 fue detenido en Valencia y encarcelado por dirigir una célula del GIA (Grupo Islámico Armado). Fue procesado por el juez Baltasar Garzón y condenado a 14 años de prisión, aunque el Tribunal Supremo redujo su condena a nueve. Un error de la Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional le permitió salir de prisión en junio de 2002. Estuvo, hasta que se suicidó, en busca y captura, el CNI había alertado de su peligrosidad y Francia había solicitado un "control específico" sobre él, vigente desde el 17 de diciembre de 2003. Concretamente, el CNI requirió ayuda para localizar a Lamari tan sólo cinco días antes de los atentados. En el sumario judicial aparecen unas declaraciones que ponen de manifiesto que la policía pasó por casa de uno de los imputados preguntando por Lamari la misma noche del 11-M.

    Según informes de los servicios de inteligencia, el hecho de que Lamari formara parte del comando terrorista es importante porque era, sin duda, el hombre más experimentado y con mayor capacidad de liderazgo de todos los suicidas muertos en Leganés y del resto de los detenidos por su presunta participación en el 11-M.
    Quizá debido a esta circunstancia ocupó el papel de emir (jefe-líder espiritual) del grupo.



    Jamal Ahmidan, 'el Chino' y 'Mowgli'

    'El Chino' era un delincuente común, traficaba con hachís y otro tipo de drogas, e incluso había participado en el robo de varias partidas de hachís a unos traficantes de Marbella. Era sólo eso, hasta su paso por prisión en Marruecos. Estuvo preso dos años y medio por una muerte en Kenitra, donde comenzó a interesarse por Osama Bin Laden, del que incluso tenía fotografías en la celda, y comenzó a rodearse de miembros del Grupo Islámico Combatiente Marroquí.

    Jamal Ahmidan fue clave en el 11-M. No sólo fue uno de los jefes de la logística o el lector del texto de amenaza hallado entre los escombros del piso en el que se suicidó en Leganés. Un informe de la policía enviado al juez Juan del Olmo asegura que este peligroso traficante fue "la figura central en relación con la financiación de los atentados", es decir, el cerebro económico.

    'El Chino" fue el encargado de alquilar la casa de Morata de Tajuña y comprar los explosivos (supuestamente facilitados por José Emilio Suárez Trashorras y Antonio Toro Castro). Respecto a las armas, la policía ignora cómo fueron conseguidas, pero subraya que es "altamente probable que fueran utilizadas" por el grupo de Ahmidan en sus actividades delictivas previas a la organización del atentado.



    Mustafá el Maymouni, 'Mustapha'

    Se le atribuye la dirección en España del grupo Salafia Jihadia. Abu Dahdah mantenía frecuentes reuniones en su casa y le quiso enviar como muyahidin a un campo de entrenamiento terrorista en Indonesia.

    En un viaje a Marruecos, Mustafá fue detenido por su presunta participación en los atentados de Casablanca, en mayo de 2003, en el que murieron 45 personas. Ha sido juzgado y condenado por estos hechos. Su hermana estaba casada con El Tunecino.

    Tras la "Operación Dátil" y la detención de Abu Dahdah, El Maymouni regresó a España con la intención de contactar con los restos de los Soldados de Alá para reconstituir el grupo y vengar las detenciones del mismo modo que Rabei Osman también configuraría su propio grupo de seguidores.

    El Maymouni crearía en 2002 dos células terroristas integradas en la red de Al Qaeda: una española conformado por El Tunecino, Jamal Zougham o Rabei Osman 'Mohamed El Egipcio', y otra en Kenitra (Marruecos) responsable del atentado de 2003 en Casablanca.

    Con Abu Dahdah y El Maymouni detenidos y El Azizi desaparecido, se acrecentaría la figura de elemenos de segunda fila, destacando pronto entre ellos 'El Tunecino' fuertemente radicalizado por influencia de su cuñado, Mustafá el Maymouni.

    Las huellas dactilares de El Maymouni aparecen en un libro y documentos hallados en los escombros ocasionados con motivo del suicidio colectivo de Leganés.



    Ahmad Fadil Nazzal Al-Khalayleh, 'Abu Musab Al Zarqawi'

    Actualizado 8-06-06: Al Zarqawi, líder de Al Qaeda en Irak, ha muerto en un bombardeo de EEUU a ocho kilómetros de la ciudad de Baquba.

    Abu Musab Al Zarqawi es reputado por EE UU como su enemigo número uno en Irak. Desde 1991 fue relacionado con actividades terroristas por las autoridades jordanas, que lo encarcelaron y lo amnistiaron en 1999. Entonces contactó con la cúpula de Al Qaeda en Pakistán.

    Los servicios de información norteamericanos aseguran que el terrorista jordano huyó a Irak desde Afganistán en mayo de 2002, una vez terminada la guerra contra los talibán, para recibir tratamiento médico. Se había herido en una pierna, que le fue amputada en Bagdad, y en Irak se quedó para organizar ataques terrroristas. Había entrado en el país árabe junto con una veintena de terroristas de Al Qaeda. Aunque no es miembro de la red dirigida por Osama Bin Laden, sí que tiene relación con ella a través del grupo Ansar Al Islam, destacan funcionarios de EEUU.

    El terrorista jordano, que compite con Ben Laden en la jerarquía de Al Qaeda, y se ha declarado responsable de sincronizar brutales atentados con decenas de víctimas. Ha cometido asesinatos de toda índole, secuestrado y aterrorizado a militares y civiles. Incluso ha decapitado a un hombre con sus propias manos ante las cámaras. Es, en fin, el artífice más siniestro del sangriento escenario iraquí. Así al menos reza la leyenda creada en torno a este terrorista, líder de Al Qaeda en Iraq, y así corre de boca en boca entre los yihadistas que le han convertido en su ídolo, mientras Washington ofrece por él una recompensa de 25 millones de dólares.

    Husain Kamal, viceministro iraquí del Interior, reveló en diciembre de 2005 a la cadena de televisión CNN que las fuerzas de seguridad iraquíes llegaron a capturar a Al Zarqawi en 2004, pero que finalmente fue liberado por error durante un asalto a un hospital de Ramadi.

    La policía española analiza la posible relación de Al Zarqawi con el 11-M ya que varios de los presuntos miembros de la organización terrorista Ansar el Islam, la que lidera Abu Musab al Zarqaui al frente de la insurgencia en Iraq, podrían haber participado en el 11-M.

    Por otro lado, un informe del equipo legal del 11-S incluido en el sumario del 11-M revela los vínculos entre el grupo de Abu Musab Al Zarqawi con algunos de los detenidos en España por los atentados de Madrid. El dossier fue reclamado por el juez Juan del Olmo a Jean-Charles Brisard, cuyo equipo legal ha demandado, en representación de 5.600 víctimas del 11-S, a varias empresas saudíes por financiar a Al Qaeda. El texto relaciona con la red de Al Zarqawi a Jamal Zougam, a su hermanastro Mohamed Chaoui, al huido Amer El Azizi, a Said Chedadi y, también, a Abu Dahdah.



    Usama Bin Muhammad Bin Ladin, Osama bin Laden, 'El Príncipe', 'El Emir', 'Abu Abdallah'

    Osama bin Laden, multimillonario saudí, considerado el fundador de la red terrorista al Qaeda responsable de numerosos ataques terroristas en contra de los Estados Unidos y otras potencias occidentales, incluyendo los atentados en las embajadas de los Estados Unidos en Tanzanía y Kenya en 1998, el ataque con bomba al World Trade Center en la ciudad de Nueva York en 1993, el ataque suicida con bomba al buque de guerra estadounidense USS Cole en las costas de Yemen, y los ataques del 11 de septiembre de 2001 al World Trade Center en Nueva York y al Pentágono en las proximidades de Washington, DC.

    Cuatro meses y medio antes de la masacre en los trenes de Madrid, Osama bin Laden, situó a España en "la diana" del terrorismo de origen islamista radical.

    En un vídeo emitido por Al Yazira el 18 de octubre de 2003, Bin Laden en un mensaje dirigido al mundo citaba a España por primera vez entre sus objetivos por su apoyo a la guerra de Irak: "Nos reservamos el derecho de responder en el momento y lugar oportunos contra todos los países que participan en esta guerra injusta. En particular Gran Bretaña, España, Australia, Polonia, Japón e Italia".

    Según un informe policial contenido en el sumario de la matanza, el 11 de marzo de 2004 sería elegido como fecha de los atentados de Madrid un día después de que se emitiera el citado comunicado.

    El 19 de octubre de 2003, Youssef Belhadj compró un móvil en Bélgica con un nombre falso y esta fecha de nacimiento: 11 de marzo de 1921.
    En su otro teléfono, la fecha escogida fue el 16 de mayo de 1985. Ese día, pero de 2003, se produciría el ataque de Casablanca.

    Así pues, escriben los agentes, "la fecha de comisión del atentado estaría preestablecida desde al menos el 19 de octubre de 2003, puesto que Youssef Belhadj juega en otra ocasión con los mismos datos [se refiere a la fecha de Casablanca], lo que hace prácticamente imposible que se trate de una casualidad, puesto que habrían de haberse producido dos casualidades consecutivas".

    En diciembre de 2004, el jefe de la red terrorista, reconoció al jordano Abu Musab al Zarqaui como el emir de la organización en Irak: "El hermano combatiente Zarqaui es el emir de la organización de Al Qaeda en el país de Rafidaïn (Mesopotamia)", "Los hermanos de la organización deben escucharle y obedecerle por su bien".

    En junio de 2006, el director de la CIA, Porter Goss, insinuó, en una entrevista con la revista Time, que sabía dónde se esconde Osama bin Laden. Goss declara en la entrevista que tiene “una idea excelente” de dónde está el terrorista saudí, aunque no lo revela. Además, asegura que no se le podrá llevar hasta la justicia hasta que se “refuercen todos los eslabones de la cadena de la lucha contra el terrorismo”.

    En la charla con el periodista de Time, Goss no hace mención a Pakistán, uno de los países donde se sospecha podría refugiarse Bin Laden. De hecho, en las últimas semanas ha subido la tensión diplomática entre EE UU y Pakistán después de que el ex embajadador estadounidense en Afganistán denunciara la pasividad de las autoridades paquistaníes en su lucha contra Al Qaeda. En concreto, hizo mención a una entrevista realizada por una televisión paquistaní a un jefe de los talibanes en Afganistán, quien aseguró que Bin Laden y el líder talibán Mullah Omar estaban vivos y en buen estado.

    El FBI ofrece una recompensa de hasta 25 millones de dólares por información que pueda conducir a su detención.