18/7/04

Acebes no mintió formalmente, mintió sibilinamente



En este maremagno de datos de comparecientes en la comisión del 11-M en el que unos se contradicen con sus superiores, en el que se mezclan marcas de explosivos, horas y minutos, llamadas telefónicas que nunca se deberían haber hecho y que además dan crédito a absurdas y rocambolescas teorías conspiratorias....son demasiados datos, al ciudadano medio se le embota la cabeza con tantas referencias y tantos dobles sentidos que puede derivar de una simple afirmación o negación... y si se obstinan mucho pueden llegar a crear tal confusión y revisionismo que empecemos a pensar que fue la SER la que puso las bombas.

Entre tanto lío me gustaría resaltar que no hacía falta una comisión de investigación para saber quién nos mintió. Basta recuperar el sentido común. Vamos a ver, ¿cómo nos enteramos de la cinta con versos del Coram, de la tarjeta telefónica, de las detenciones...? Nos enteramos por Acebes. En este asunto, me atrevería a aventurar de memoria que ningún medio de comunicación ofreció exclusivas, o muy pocas. No hubo periodismo de investigación (y lo del suicida no lo fue, tal y como lo reconoció la propia SER posteriormente). Los medios se limitaron a reproducir los datos que les llovían desde el ministerio del Interior. El problema era que al mismo tiempo que se iba dando esa información, se seguía manteniendo que la principal vía de investigación era ETA. Es como si tu padre te va desvelando poco a poco que los niños vienen del vientre de la madre, y que para ello exige cierta colaboración del padre, pero al mismo tiempo, te va diciendo, que pese a todo parecer, la cigüeña es la que trae a los nenes. ¿Qué esperaba Acebes? ¿Qué nos pusiéramos a aplaudir su ejercicio de ambigüedad, que alabásemos su obligación de decirnos quién había sido al tiempo que se agarraba como a un clavo ardiendo a la que cada minuto se hacía la ultimísima hipótesis? Lógicamente al pueblo se le hincharon los genitales. Si hubiese querido mentir descaradamente, hubiese negado la existencia de la furgoneta, de la cinta reivindicatoria, de las detenciones... pero no, su jugada fue muy calculada para poder protegerse en el futuro. Él nunca mintió formalmente, él lo único que hizo es acompañar los nuevos datos que incriminaban a Al-Quaeda con valoraciones personales que ponían a ETA como candidata idónea a la masacre. Pero claro el pueblo no es tonto, y no nos hizo falta la SER, ni la CNN, ni los sucesivos editoriales de periódicos extranjeros confirmándonos que se nos quiso engañar, simplemente recurrimos al sentido común, ese viejo olor a chamusquina se nos hizo intolerable. O quizás exagere, sí que nos hizo falta, porque sin un apoyo de alguna prensa nacional y otra internacional, quizás nos hubiésemos quedado en nuestras casas desesperanzados en la triste idea de que una vez más, el engaño del poder se sale con la suya.

Acebes nunca llegó a mentir formalmente, simplemente uso su cargo de ministro para inducirnos a pensar que era ETA, incluso contra los datos que él mismo estaba aportando. Se amparó en la ausencia de datos definitivos sobre la autoría de Al-Quaeda, para privilegiar ante la opinión publica (electores) la via de ETA, aunque esta vía estuviese paradójicamente muy lejos de las sospechas policiales como la comisión nos ha demostrado. Dijo casi todos los datos fiables a tiempo real, lo único deleznable que hizo fue acompañar los datos con opiniones infundadas que después se demostraron que eran difícilmente sostenibles a la luz de tanto color islamista que estaba tomando el asunto. Si el inducir al error con sus opiniones (pero no con sus datos) fue motivado porque él se creía sus opiniones realmente, o por el contrario, mintió para retrasar una información que le costaría las elecciones ... es algo que está por demostrar y el ciudadano medio tendrá que decidir. Yo tengo mi opinión, pero como solo es una opinión, y aquí solo he querido exponer los hechos, pues me la callo, no quiero llamar “miserable” a nadie que no la comparta. No me va en ello el cargo.

Pepe Crespo-López Sánchez



5 comentarios:

Anónimo dijo...

Acebes parecía un precabido profesor de matemáticas temeroso de afirmar que no había sido ETA, dejando cualquier posibilidad abierta a la via etarra, por muy ínfima que ésta fuera. Mientras tanto la gente en la calle ya estaba mosqueada. Solo hubiese desechado la hipótesis de ETA si se lo hubiesen firmado por escrito todos los responsables de la policía y el espionaje español. Hablar de hipótesis al principio es lógico, pero después, cuadno ya teníamos bastantes datos, era obvio que lo más seguro es que hubiesen sido los integristas islámicos... pero Acebes amparandose en que en el campo de las hipotesis todo es posible, no solo alejaba la pista de los integristas, sino que acercaba la de ETA como la principal... o sea, una mentira cochina

abulense integro dijo...

Acebes no mintió, Diaz de Mera hombre cabal.

boric acid dijo...

¿Tippex Santano?

Anónimo dijo...

Los simpatizantes del PP piensan que Acebes NO MINTIÓ......

Anónimo dijo...

entrevista de pepa bueno a acebes