17/12/10

La Audiencia Nacional juzgará a 4 islamistas que presuntamente ayudaron a huir a implicados en el 11-M

16-12-10 - EFE

La Audiencia Nacional juzgará entre el 24 y el 30 de marzo a cuatro presuntos terroristas islamistas acusados de ayudar a huir de España a varios de los autores de los atentados del 11-M y para los que la Fiscalía pide entre 13 y 8 años de cárcel por integración o colaboración con organización terrorista.

Así lo ha acordado la sección cuarta de la Sala de lo Penal en un auto en el que fija los días 24, 25, 28, 29 y 30 de marzo para la celebración de la vista oral y reclama a Instituciones Penitenciarias que, de cara a esas fechas, los acusados (presos por otras causas) estén a disposición del tribunal con un mes de antelación "en un centro penitenciario de esta provincia (Madrid) o inmediaciones".

El fiscal pide diez años de cárcel para Zohair Khadiri, Djilali Boussiri y Nasreinne Ben Laidne por un delito de integración terrorista, mientras que para Abdelkrim Lebchina solicita ocho años de prisión por colaboración con organización terrorista.

Para Ben Laidne pide además tres años de prisión por el delito de tenencia de útiles para falsificación, con lo que en total se enfrenta a una petición de trece años.

En su escrito de conclusiones, la Fiscalía asegura que los procesados ayudaron económicamente y dieron alojamiento a los huidos Said Berraj (en paradero desconocido), Daoud Ouhnane, Othman El Mouib y Mohamed Afalah (supuestamente muertos en atentados suicidas en Irak), quienes "estuvieron directamente implicados" en la colocación de los artefactos explosivos utilizados el 11-M.

Otros dos de los presuntos terroristas que huyeron tras la masacre, Abdelilah Hriz y Mohamed Belhadj, y que recibieron ayuda de los acusados, ya han sido enjuiciados en Marruecos y condenados a 20 y 11 años de prisión, respectivamente, por esos hechos.

El fiscal relata cómo tras los atentados del 11-M, los autores de la masacre huyeron de España pasando por el inmueble conocido como "Alkalaa" (el refugio), situado en el número 20 de la calle San Francesc de Santa Coloma de Gramanet (Barcelona), centro neurálgico de la denominada "red Tigris", donde recibían financiación y documentación para la huida.