13/12/07

Del Olmo halla un nuevo sospechoso del montaje de las bombas del 11-M

Nueva comisión rogatoria a Marruecos (Saad Huseini).- Abdelillah Hriz y Hicham Ahmidan podrían ser juzgados en Marruecos por el 11-M.- Siete perfiles genéticos "especialmente relevantes" permanecen aún sin identificar

13-12-07 - EFE



El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo viajará el próximo lunes a Marruecos para tomar una muestra de ADN al presunto terrorista Saad Houssaini, encarcelado en ese país tras su detención el pasado 9 de marzo en Rabat, con el objeto de comprobar si su perfil genético aparece en algún escenario del 11-M.

Según informaron a Efe fuentes de la investigación, el juez, que viajará acompañado por un secretario judicial y el fiscal Miguel Angel Carballo, aprovechará también este desplazamiento para pedir a las autoridades alauíes que juzguen a dos imputados en la causa, Abdelillah Hriz y Hicham Ahmidan, también presos allí y que no van a ser extraditados a España por ser de nacionalidad marroquí.

Precisamente, la imputación de Hriz se produjo el pasado 28 de febrero a raíz del resultado de una prueba de ADN a la que fue sometido cuando Del Olmo viajó por primera vez a Marruecos, el 28 de noviembre de 2006, para tratar de identificar algunos perfiles genéticos extraídos de los distintos escenarios del 11-M.

Ahora, Del Olmo repetirá este mismo trámite con Houssaini, miembro del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) al que se le atribuye haber participado en los atentados de Casablanca de 2003, y al que el juez investiga en una causa que está declarada secreta.

Las fuentes consultadas destacaron que si el resultado de esta prueba diera positivo 'sería perfecto', pero recalcaron que no se sabe lo que puede suceder, ya que sobre la participación de Houssaini en el 11-M sólo existen sospechas.

'Existe esa sospecha y ésta es una investigación que es y seguirá siendo exhaustiva, lo que significa que, ante cualquier duda que surja, se hará todo lo posible para que se aclare por poco verosímil que parezca', añadieron las citadas fuentes.

Entre los indicios recabados sobre la posible intervención en los atentados de Houssaini, alías 'Mustafá' y 'Nabil', figuran sus relaciones personales con miembros de grupos terroristas, así como que 'no se descarta su presencia en España en un momento decisivo' ni que regresase a Marruecos poco después de la masacre.

Cuando se produjo su detención en Marruecos, las Fuerzas de Seguridad españolas indicaron que no había constancia de su relación con el 11-M, aunque no lo descartaron por completo y señalaron que habría que estudiar el contenido de su declaración policial.

Una vez se obtenga la muestra de ADN, ésta se cotejará con los ocho perfiles genéticos que permanecen anónimos y cuya identidad sigue investigando el juez en una de las cinco piezas desglosadas del sumario principal abierto a raíz de la masacre.

De concordar el ADN de Houssaini con alguna de esas muestras, Del Olmo le imputará como presunto autor de los atentados y, al igual que hará con Abdelillah Hriz y Hicham Ahmidan, pedirá a las autoridades marroquíes que le juzguen allí por el 11-M.

El motivo de tener que hacer esta petición a Marruecos se debe a que su tratado de extradición prevé la no extradición de sus nacionales.

Sin embargo, este mismo convenio también prevé que se puedan juzgar en Marruecos los hechos que imputa un país a sus nacionales con las pruebas y piezas de convicción que se pongan a disposición de sus autoridades judiciales.

En 2006, Del Olmo ya presentó una denuncia oficial contra Hriz y Ahmidan (primo del suicida Jamal Ahmidan, 'El Chino') ante las autoridades alauíes para 'su eventual persecución en tal país', pero ahora va aprovechar este viaje, que se prolongará hasta el miércoles, para solicitar personalmente que se les juzgue allí.


Saad Huseini sospechoso del montaje de las bombas del 11-M

13-12-07 - Manuel Marraco (EL MUNDO)

El juez Juan del Olmo viajará este próximo lunes a Marruecos para seguir investigando varias vías abiertas del 11-M que afectan al núcleo de los atentados.

Según indicaron fuentes de la Audiencia Nacional, durante los tres días que durará la comisión rogatoria el magistrado obtendrá una muestra de ADN de Saad Huseini para compararla con los perfiles genéticos del 11-M que aún permanecen anónimos. El marroquí fue detenido en marzo por los atentados suicidas de Casablanca de este mismo año. La policía marroquí atribuye a Huseini -conocido como Mustafá o El Químico- el liderazgo de las dos células desarticuladas y el diseño de los explosivos empleados.

Su formación científica -es licenciado en Químicas-, su perfil islamista -recibió instrucción en Afganistán- y sus antecedentes en España -detenido por falsificación- indican que podría tratarse del terrorista que preparó las bombas.

Las autoridades marroquíes buscaban a Huseini desde 2002, y le relacionaban también con los atentados de Casablanca de 2003, en los que fallecieron 45 personas, entre ellos cuatro españoles.

Huseini se licenció en Químicas en Mequinez (Marruecos) y, posteriormente, hizo estudios de doctorado en la Facultad de Químicas de la Universidad de Valencia. Los datos aportados a la Audiencia Nacional añaden que varios de los implicados en el 11-M se desplazaron a esta ciudad en fechas previas a los atentados. El caso más relevante es el de Allekema Lamari, uno de los siete suicidas de Leganés, que siempre tuvo Valencia como centro de sus actividades, apoyado en la nutrida colonia islamista de la zona.

Además, Huseini era conocido del confidente del CNI Safwan Sabagh, El Pollero, según declaró éste a la Policía tras su detención. Sabagh estuvo imputado por el 11-M, pero Del Olmo no llegó a procesarlo.

Según los informes de la Policía española, el sospechoso es «un alto operativo del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM)». En concreto, vicepresidente del consejo militar del grupo terrorista.

Huseini ya fue detenido en España por falsificación de documentos en 1996. La Policía considera que su actividad delictiva se dirigía a facilitar los movimientos de miembros de redes islamistas.

Según la policía marroquí su siguiente paso, un año más tarde, fue viajar hasta Afganistán para incorporarse a uno de los campos de entrenamiento de Al Qaeda, posiblemente el de Derunta.

Su última presencia detectada en nuestro país es de 2002, aunque según la Policía podría haberse efectuado otros viajes entre esa fecha y su detención.

El nombre de Huseini llegó al sumario del 11-M en 2004. En el informe policial remitido al Juzgado tras el arresto de Hasan Haski se afirmaba: «También otros individuos desaparecen de la escena justo antes de cometerse los atentados, casos de Said Berraj, que estaba en el grupo de Mustafá Maimouni y mantenía un perfil alto dentro de la red Al Qaeda, similar al de algunos otros cuya participación directa no puede asegurarse, como Salahedine Benyaich, Abu Mughen, Saad Huseini, Mustafá el Magrebí, o Karin Maejati, altos operativos del GICM que no aparecen directamente implicados pero que, curiosamente, sí lo hacen en la formación de los diferentes grupos anteriores».

Al margen de Huseini, Del Olmo también tiene previsto hacer gestiones para interrogar al último identificado como presunto autor del 11-M, Abdelilah Hriz. El pasado 28 de febrero, cuando ya había comenzado el juicio por la masacre, el magistrado dictó un auto en el que le imputaba los 191 asesinatos consumados del 11-M.

Los resultados de su ADN, llegados unos días antes, indicaban que Hriz había estado en dos de los escenarios principales de la célula terrorista: la casa de Morata de Tajuña en la que se montaron las bombas y el piso de Leganés en el que se inmolaron los terroristas.

Tanto Hriz como Huseini son ciudadanos marroquíes, por lo que en ningún caso pueden ser entregados a España. Lo mismo sucede con Hicham Ahmidan, primo de Jamal Ahmidan, El Chino, detenido en Marruecos por terrorismo y tráfico de drogas y al que Del Olmo también vincula a la célula del 11-M.

Dado que Marruecos no extradita a sus nacionales, la intención del juez Del Olmo es que España presente una denuncia ante Marruecos para que sea Rabat quien les acuse por su relación con el 11-M, apoyándose en todo el material obtenido de la investigación española.

La comisión rogatoria a Marruecos se extenderá hasta el miércoles, y en ella Del Olmo estará acompañado por el secretario del Juzgado Central número 6, Luis Velasco, y una oficial del Juzgado. También se desplazarán un fiscal de la Audiencia Nacional, un miembro de la UCIE -la unidad policial especializada en terrorismo islamista- y otro de la Policía Científica.

La actuación del juez se enmarca dentro de las diversas diligencias previas abiertas por Del Olmo para proseguir tanto la investigación principal sobre el 11-M como la de algunos asuntos colaterales que surgieron en la instrucción del sumario de la masacre.

No es la primera vez que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) autoriza a Del Olmo a desplazarse a Marruecos. En abril del año pasado, el magistrado viajó a Rabat y Casablanca para interrogar a Mimoun Belhadj, hermano de Yusef Belhadj, condenado por el Tribunal del 11-M como miembro de una célula terrorista. En el mismo viaje, el juez recogió en el laboratorio de la Policía Científica de Casablanca las muestras biológicas que permanecían allí custodiadas y que sirvieron para determinar el perfil genético de algunos implicados en el 11-M.


Hicham, el tercer Ahmidan

La numerosa familia Ahmidan ha proporcionado abundante material en la investigación del 11-M. Ha habido 'ahmidanes' suicidas -Jamal, 'El Chino'-, acusados en el juicio por los atentados -Hamid, primo de Jamal- y testigos -dos hermanos de Jamal-.

Marruecos también tiene su cuota: allí está encarcelado Hicham Ahmidan, el tercer Ahmidan al que Del Olmo relaciona con la masacre. Los informes de la Policía española ofrecen distintas versiones sobre las razones de su detención, que se alternan entre el tráfico de drogas y su relación con el terrorismo islamista.

A lo largo de la investigación, la Policía ha situado a Ahmidan en distintos estamentos de la célula terrorista, y llegó a considerarle uno de los sospechosos de colocar las mochilas bomba. Sus huellas aparecen en lugares relevantes del 11-M, como la casa de Morata y varios vehículos. Hicham fue, supuestamente, quien explicó a un informante policial que ETA estaba detrás del 11-M.

Hicham no es precisamente un ejemplo de buena cooperación entre España y Marruecos. El 26 de abril de 2004, las autoridades españolas emitieron una orden internacional de busca y captura. Mientras la Policía le buscaba por su relación con la masacre, el primo de 'El Chino' llevaba un mes detenido en su país, sin que Rabat informara de ello.


Siete perfiles genéticos que el juez Del Olmo considera «especialmente relevantes» permanecen aún sin identificar

Joaquín Manso

MADRID.- «La propia existencia de vestigios anónimos en lugares relevantes de la instrucción implica, al menos, la presencia de tres o más personas [aún no identificadas] que podrían haber intervenido, bien en la ejecución material de los hechos, bien en su preparación». El entrecomillado pertenece al auto en el que el juez Juan del Olmo dio por concluido el sumario del 11-M, y subraya el que quizá sea el fleco más importante que queda pendiente en la investigación de los atentados: la existencia de siete ADN anónimos en los principales escenarios del crimen. De ser localizados, sus titulares podrían ofrecer luz sobre otras cuestiones.